Elecciones 2023: te contamos cómo se realiza el escrutinio definitivo y qué se tiene en cuenta

Una vez cerrada la votación, las autoridades de mesa y los fiscales partidarios cuentan los votos que están en la urna y los anotan en el acta, el telegrama y los certificados de escrutinio.

¿Qué importancia tiene cada documento? El acta es el documento más importante porque se usa para el escrutinio definitivo, mientras que el telegrama se utiliza para el escrutinio provisorio. Además, cada fiscal se queda con un certificado de escrutinio y otro se agrega en la urna.

Cómo se hace el escrutinio definitivo

Se reúnen alrededor de una mesa las autoridades y los delegados partidarios, quienes, a viva voz, marcan las diferencias que cada uno registró en la mesa en cuestión luego de que la autoridad a cargo lea en voz alta el acta oficial.

Como se mencionó anteriormente, el escrutinio definitivo se basa en los datos de las actas de escrutinio. No se abren todas las urnas para contar nuevamente los votos. Sólo se reabren las urnas cuando los delegados partidarios reclaman y el juez con competencia electoral hace lugar a esos reclamos.

Generalmente, cuando un partido pide que se abra una urna, su principal competidor pide que no se abra y así el primero necesita apoyo de algún otro partido para que la Justicia de curso a su solicitud. En esos casos, la decisión final es de la Justicia electoral, que decide sin expresar sus fundamentos.

¿Qué elementos se analizan sobre cada mesa de votación? Si el acta de escrutinio fue adulterada o si tiene defectos sustanciales de forma; si se acompaña toda la documentación correspondiente; si se admiten o se rechazan las protestas; si el número de quienes votaron coincide con el número de sobres enviados por la autoridad de mesa, entre otros elementos.

Al mismo tiempo, la Justicia también debe definir sobre los votos impugnados o recurridos. Los primeros son aquellos en los que el presidente de mesa o los delegados del apoderado de cada partido impugnan a un elector si consideran que está falseando su identidad. Como no le pueden impedir a este elector votar, separan su voto y luego la Justicia define si debe contarse o no. Los votos recurridos, por su parte, son aquellos donde los fiscales cuestionan la validez o la nulidad de un voto pero no hay acuerdo entre los fiscales de las distintas fuerzas políticas.