18 de Septiembre, se celebra el Día del Arqueólogo en Argentina

Hoy es el Día del Arqueólogo Argentino, recordando el nacimiento de Florentino Ameghino, naturalista, paleontólogo, geólogo y antropólogo fallecido en 1911.

Descubrir huellas, hallar arte rupestre en cuevas de difícil acceso y analizar elementos de los primeros ocupantes de lo que hoy es Argentina para comprender las sociedades en el pasado, lo que permite «accionar en el presente», es la síntesis de las tantas acciones que definen la labor de la y el arqueólogo, según lo explicó una profesional que trabaja en el Macizo del Deseado, en Santa Cruz, y en la meseta de Somuncurá, en Río Negro.

«La arqueología no es una profesión, es un modo de vida, uno está constantemente relacionado con el campo y los lugares que va a investigar», comentó a Télam Virginia Lynch, licenciada en Antropología y doctora en Ciencias Naturales de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Para ella, también investigadora del Conicet, la arqueología «no es un trabajo, es un privilegio que se lleva adelante con pasión», aunque reconoció que «tiene ciertos sacrificios, como el estar aislados por semanas en lugares, en los que, por ejemplo, no hay Internet».

Cada 18 de septiembre, en un nuevo aniversario del nacimiento de Florentino Ameghino, cuando se conmemora el Día de la y el Arqueólogo de Argentina, Lynch definió a esta rama de la ciencia como el «conocimiento básico del pasado, pero, en alguna medida, entender el pasado que permite accionar en el presente, ver hacia dónde vamos, ayuda en ese sentido. No es una ciencia como la medicina que genera un avance a nivel tecnológico, es el conocimiento ´per se´».

Lynch decidió estudiar Ciencias Naturales atraída por todo lo relacionado a la naturaleza. «Siempre me gustó el campo, quería ser guardaparques había averiguado para estudiar eso, pero mi familia no estaba de acuerdo porque tenía que viajar, así que no me anoté, pero viajar sigue siendo mi pasión, no me imagino quedándome en un lugar», señaló.

«Siempre me gustó el campo, quería ser guardaparques había averiguado para estudiar eso, pero mi familia no estaba de acuerdo porque tenía que viajar, así que no me anoté, pero viajar sigue siendo mi pasión, no me imagino quedándome en un lugar»Virginia Lynch

Sin poder escapar a ese destino o a su genuina vocación, hoy realiza dos veces al año viajes de campaña en los que por 15 o 20 días busca en el campo, cuevas, aleros, estructuras y material en superficie para luego realizar un «análisis funcional» en el microscopio y dar cuenta de qué herramientas se usaron y para qué las usaron las primeras ocupaciones de pobladores.

«Trabajo en un grupo de investigación a cargo de la doctora Laura Miotti, que tiene como eje el estudio de grupos cazadores-recolectores nómades que habitaron la Patagonia Argentina desde la transición Pleistoceno-Holoceno y Holoceno temprano hasta el Holoceno tardío», comentó al referirse a un período de hace aproximadamente 11.000 años AP (antes del presente).

Las investigaciones las realizan junto a este equipo en dos grandes áreas de estudio, en el Macizo del Deseado, ubicado en la provincia de Santa Cruz, y en la meseta de Somuncurá, en la provincia de Río Negro.

«Me especializo en el análisis tecno-morfológico de tecnologías líticas, es decir, herramientas hechas sobre rocas, específicamente en el uso que se les dio a esas herramientas en el pasado mediante diferentes técnicas de microscopía lo que se llama análisis funcional de base microscópica», dijo.