Por Hugo Melián: “Matar El Mensajero”

“Matar el mensajero es una película de 2014,basada en la historia real del periodista estadounidense Gary Webb, que puso en evidencia las conexiones de la CIA con el mundo de la droga, y demostró que los barrios negros del país fueron inundados de crack mediante un narcotráfico destinado a abastecer de dinero y armas a la CIA.  «El retrato del periodista, vigilado y acosado, tiene tanto de revelador como de kafkiano, tiene el carácter trágicamente absurdo de las situaciones descritas por este escritor en sus obras”.

“Sería el título más honesto de la última sesión del Honorable Concejo Deliberante, en donde se intentó diluir uno de los atropellos más significativos que lleva a delante la administración FDT: la negación a rajas tabla de la concreción de un Convenio Colectivo de Trabajo para los trabajadores municipales. La privación de los operarios municipales de discutir en las Paritarias su futuro”.

“Resaltando errores de tipeo  (tirón de orejas para algún administrativo), aduciendo copia de otras ordenanzas, pero a su vez reconociéndolo hecho habitual y común,  el discurso de la defensa del Ejecutivo tuvo un solo destinatario, el autor que pone en evidencia  las conexiones del Gobierno Municipal,  con un mundo sospechado de  corrupción gremial y hoy  procesado por la justicia. Como el periodista Gary Webb, el DR. Ramiro Egüen, evidencio las conexiones entre el Municipio, un gremio sin personería jurídica, una mutual inexistente, autoridades vencidas y sin respaldo legal, etc., etc”.

“No necesitó demostrar  un mundo laboral plagado de atropellos, persecuciones, acoso y violación de todo tipo de derecho laboral. El ciudadano común lo sabe, como también sabe la exorbitante y extraordinaria cantidad de funcionarios, sueldo de los mismos y nepotismo. Pero la última sesión del HCD fue el retrato del concejal  vigilado y acosado, tiene tanto de revelador como absurdo y mentiroso, tiene el carácter trágicamente absurdo de las situaciones descriptas por Kafka en sus obras”.

*Por Hugo Melián – Evolución Radical

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.