Expectativas para el sector agrícola en 2021

Las condiciones actuales han resultado favorables para los cultivos, en gran medida, gracias a las precipitaciones del mes de enero. Con precios competitivos en el exterior, el sector espera buenas ventas para el año actual. El interés existente ha traído consecuencias favorables para la venta de maquinaria específica para el área, tanto nueva como usada.

A continuación, un listado de las previsiones para cada uno de los cultivos, estableciendo como base los resultados obtenidos a principio de 2021; que muestran un crecimiento notable para el sector.

Un repaso por el contexto vigente

A finales del mes de enero, las abundantes lluvias acontecidas en el centro del país lograron mejorar las perspectivas de la soja. Acumulando más de 100 milímetros en promedio, como consecuencia, más de la mitad de los lotes cultivados se encuentran en excelente estado.

Después de la sequía, la oleaginosa –entonces con pronósticos poco alentadores- experimentó un cambio radical. Ahora, las intenciones son de superar los 40 quintales. Más aún considerando la etapa de floración, en la que gran parte de los cultivos se encuentra, resulta un alivio al escenario que se preveía a principio de año.

En cuanto al trigo, un artículo del INTA menciona la necesidad de establecer reglas de juego claras ante la campaña, dada la intención del gobierno nacional de intervenir en el mercado. Los precios del sector han permanecido en niveles competitivos, debido a los altos valores internacionales, y esto podría seguir siendo así incluso en la temporada 2021/2022.

La siembra del trigo es un potencial imán de divisas extranjeras, dado al interés que existe en el exterior, y resulta ser uno de los sistemas productivos con mejor panorama.

El girasol, más específicamente en la provincia de Buenos Aires, tiene también buenas expectativas a futuro. Se estima que los rindes alcanzarán a ser 2.500 kilos por hectárea, pudiendo obtener sus mejores resultados en Bahía Blanca; en donde, durante el mes de enero, hubo precipitaciones moderadas y correctamente distribuidas, que permitieron la mejora de los cultivos en proceso de floración.

Las buenas cosechas esperan ventas exitosas, ofreciéndose forwards a marzo a 400 dólares por cada tonelada. Esto encuentra su explicación en el elevado precio del aceite de girasol, que incrementó su cotización entre el pasado año y el corriente.

Ventas de maquinaria, en aumento

Según las empresas, el primer semestre de 2021 ha llegado con niveles positivos de operaciones. Con la caída experimentada en el año anterior, ahora el mercado parece haber recobrado el impulso.

Las abundantes lluvias que sucedieron en provincias como Córdoba y Santa Fe, como también los créditos, reavivaron el interés en la compra de maquinaria agrícola. Tras el hito de las subastas que aconteció en 2020 –motivado por la cuarentena-, hubo un aumento considerable de la maquinaria nueva: las sembradoras mostraron un aumento del 5,2% con 700 ventas, y los tractores Massey Ferguson obtuvieron los mejores resultados. En términos generales, la venta de tractores obtuvo un incremento del 3% interanual durante el mes de enero, evidenciando una tendencia positiva.

Esto último encuentra explicación en el Plan Tractor, que también se combina con el programa de apoyo a los productores. El plan de adquisición permite comprar en hasta sesenta cuotas con una prenda o hipoteca, con tasas subsidiadas del 11%.

Asimismo, fueron muy buenas las ventas en el mercado de segunda mano; cabe destacar las de tractores usados, desmalezadoras, entre otros. Hay muchos sitios en los que se puede adquirir herramientas de calidad a menor precio que en los grandes mercados. Mirar los avisos publicados en el diario es una opción, aunque lo más común en los tiempos que corren es darse una vuelta por las páginas de Internet que se especializan en compra y venta.

Como se ha visto en este artículo, en términos generales, el sector agrícola está experimentando buenos resultados. Las previsiones positivas que están presentando los cultivos –en su mayoría, en proceso de floración casi finalizado- dan aliento a la inversión en el sector, no sólo en las plantaciones en sí mismas, sino también en la adquisición de maquinaria apropiada para las tareas a realizar. 

La importancia histórica del campo argentino una vez más cobra una enorme relevancia para la economía, prometiendo exportaciones a buenos precios de venta