Galdós Carrizo: “No permitamos que a los veinticinqueños nos comparen con lo peor”

Se difunden imágenes de violencia de nuestra comunidad y desde sectores inescrupulosos pretenden imponer que esas imágenes representan a la comunidad de 25 de Mayo. No podemos dejar que esto pase desapercibido, no podemos dejar que esto sea un viral más.

Los veinticinqueños tenemos que poner el foco nuevamente en las cosas que SÍ nos pintan como comunidad, y no son otras que nuestra gente trabajadora, nuestras puertas abiertas, el sentarnos en la vereda a tomar mate, nuestros niños recorriendo las calles en sus bicicletas, los caballos paseándose en las calles de los barrios, el salir a caminar a cualquier hora sintiéndonos seguros, el sonar de los redoblantes ensayando para presentarse en el corsódromo, los cientos de jóvenes, mujeres y hombres trabajando sin descanso entre plumas, lentejuelas y carros preparando todo para que el Carnaval de la Provincia brille y entregue alegría a nuestra comunidad.

Somos una comunidad que transcurre sus días entre la ruralidad y la vida pueblerina, nos somos mejores ni peores que ningún pueblo provinciano que día tras día hace su mejor esfuerzo por crecer sin despegar los pies de sus raíces.

Por supuesto que tenemos nuestros problemas de inseguridad, por supuesto que debemos mirar y actuar ante cualquier hecho de violencia que ocurra, pero no sólo desde la perspectiva de la seguridad, sino evaluándolo como emergentes culturales y sociales.

No permitamos que los agoreros de siempre se sienten a “caranchear” en peleas y riñas, no permitamos que nos comparen con lo peor. He escuchado como hablan mal de los argentinos, como hablan mal de los bonaerenses y ahora tenemos que soportar como intentan poner la moral de los veinticinqueños en el piso. No lo permitamos, somos parte de una gran comunidad, un vecindario grande. En cada rincón de nuestro distrito hay hombres y mujeres de valía, Veinticinqueños y Veinticinqueñas que salen cada día a trabajar, a estudiar, a divertirse y hacer realidad sus sueños en la Patria chica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.