Emiten un alerta por cianobacterias en balnearios y algunas lagunas bonaerenses

Una alerta por presencia de cianobacterias en balnearios del Río de la Plata y diversos puntos de la provincia de Buenos Aires, que pueden ser nocivas para la salud, fue emitido este miércoles por la Subsecretaría de Recursos Hídricos provincial, que recomendó extremar los cuidados para no exponerse a estos microorganismos.

Según indicó el organismo provincial, se advierte la presencia de floración de este tipo de algas en el balneario La Balandra y el Parador Municipal, en la localidad de Berisso; y en las lagunas Rocha (Chacabuco), San Bartolo (Alem).

En el caso de Las Mulitas (25 de Mayo), informaron desde Recursos Hídricos que solo posee escases de agua, por lo que ingresa en estado amarillo como se observa en el mapa.

La advertencia también abarca al río Salado (Roque Pérez) y a los sectores del muelle, Punta Norte, San José y Puerto Aventura de la laguna de Chascomús.

El Sistema de Alerta Temprana por Cianobacterias se actualiza diariamente y presenta cuatro niveles de riesgo: verde, amarillo, naranja y rojo, con sus respectivas instrucciones de cuidado para bañistas y deportistas.

Qué son las cianobacterias

Las cianobacterias son organismos microscópicos que pueden realizar fotosíntesis y son reconocibles por su coloración azul verdosa. Se nutren de la materia orgánica del agua, por lo que son un indicador de dicho tipo de contaminación.

Dado que liberan toxinas al medio en el que se encuentran, pueden convertirse en una problemática significativa para la salud humana y ambiental, según se informó oficialmente.

Entre los efectos que producen a la salud se encuentran irritación de mucosas, náuseas, vómitos, diarrea, así como hemorragias hepáticas, insuficiencia renal e insuficiencia respiratoria, en los casos más graves.

Ante este panorama se recomienda mantenerse fuera del agua en el caso de que:

• Haya carteles que dicen que el área está cerrada. Esto puede deberse a que el agua es insegura para nadar.

• El agua presente un color diferente al habitual, parece más turbia o huele mal. Esto puede ser una advertencia de que hay más cantidad de microorganismos en el agua que lo normal.

• Si se observa en la orilla una masa verde brillante similar a una mancha de pintura o una masa espesa marrón. Esto podría significar que hay una floración de algas nocivas en el agua que pueden provocar enfermedades.

• Luego de una lluvia intensa, ya que se pueden drenar desperdicios en el área que enturbian más el agua.

• Si se ven tuberías que drenen el agua, especialmente después de tormentas intensas o de lluvias que se presentan tras largos periodos de sequía.

• Si se tiene diarrea. Los gérmenes pueden enfermar a otros nadadores si tragan agua contaminada.

• Si se tiene un corte o una herida abierta. En caso de ingresar, utilizar un vendaje a prueba de agua para cubrirlo completamente.

El antecedente del verano pasado

En febrero de 2022, el Ministerio de Salud de la Nación había pedido extremar cuidados ante la exposición de cianobacterias, algas verdeazuladas que liberan toxinas en ríos y lagos que durante la temporada de verano se usan comúnmente para refrescarse. «Constituyen una potencial amenaza para la salud ambiental y humana», advirtieron.

«Se reportó presencia de cianobacterias en las costas del Río de La Plata, a la altura de Berisso y Ensenada; en el municipio de Tigre; en la laguna bonaerense Gómez, en Junín; en el lago San Roque de la provincia de Córdoba; en lagunas de Santa Fe como Juan de Garay, en Santo Tomé, y Setubal, en la capital; y en el Río Uruguay a la altura de la provincia de Entre Ríos», detallaron por entonces desde el cartera sanitaria a través de un comunicado.

En 2019, en tanto, un grupo de expertos de la Universidad Nacional de Misiones dio a conocer que las costas del Río Paraná en esa provincia estaban cubiertas de floraciones de algas microscópicas potencialmente tóxicas y que podrían ocasionar alergias y conjuntivitis, entre otras afecciones.

El mismo fenómeno fue reportado en arroyos afluentes y en el Río Uruguay. Norma Meichtry, líder de aquella investigación, había advertido sobre lo potencialmente tóxicas que pueden ser para personas y, especialmente niños.

La floración de estas algas se vio favorecida por las condiciones climáticas. “Al haber un caudal bastante bajo y escasez de lluvias, se crean las condiciones propicias para que este grupo de algas se desarrolle en forma más importante”, explicó Meichtry.

En diciembre de 2020, se llevó a cabo un operativo para determinar el grado de toxicidad de las aguas por efecto de cianobacterias.

Fue realizado en el Delta del Paraná, en el partido bonarense de Tigre, en donde se tomó una muestra tras las últimas mediciones que determinaron resultados «preocupantes», según el Ministerio de Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.