09 de Noviembre: Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre

Se festeja el 9 de noviembre en conmemoración de la primera transfusión de sangre realizada con anticoagulante en Argentina. La llevó a cabo, en 1914, el doctor Luis Agote.

En 2004 se promulgó la Ley Nacional 25.936, que establece el 9 de noviembre como el Día Nacional del Donante Voluntario y Habitual de Sangre.

La sangre y los productos sanguíneos seguros, así como su transfusión, son un aspecto fundamental de la atención y la salud pública. Cada día permiten salvar millones de vidas, mejorar la salud y la calidad de vida de muchos pacientes. La necesidad de sangre es universal pero el acceso de todos los que la necesitan no lo es. La escasez de sangre es particularmente aguda en los países en desarrollo. Para garantizar que toda persona que necesite sangre segura pueda acceder a ella, es preciso contar voluntarios que donen sangre periódicamente.

Durante la pandemia de COVID-19, a pesar de las restricciones de movilidad y de otras dificultades, los donantes continuaron dando sangre y plasma para pacientes que requerían transfusiones. Pero, debido a la situación sanitaria -donde muchas empresas mantuvieron el formato home office o semipresencial, cursados universitarios en modo virtual, etc.-, en el último año disminuyó 45% la donación de sangre en nuestra provincia. Esto pone en riesgo la vida de muchas personas. Sin embargo, se considera de suma importancia hacer un reconocimiento a las instituciones que están realizando colectas en tiempo de pandemia y a todos los donantes que, a pesar del contexto, se acercaron a donar sangre en el último año.

Es importante concientizar sobre la importancia de la donación voluntaria y habitual de sangre. El objetivo es visibilizar la necesidad de contar con el 100% de donantes voluntarios y habituales para lograr abastecer al sistema provincial de sangre.

¿Quiénes pueden donar?

Cualquier persona sana, entre 16 años y 65 años, que pese más de 50 kg y goce de buen estado de salud. El tiempo que debe transcurrir entre cada donación debe ser mayor a 8 semanas, teniendo en cuenta que las mujeres pueden hacerlo hasta 3 veces por año y los hombres hasta 4.

Una donación de sangre puede salvar hasta cuatro vidas porque, luego de la extracción, la sangre es dividida en sus tres componentes principales: glóbulos rojos, plasma y plaquetas, que se transfundirán a cada enfermo en función de sus necesidades. Existe un cuarto componente de la sangre (crioprecipitados) derivado del plasma, que contiene factores para la coagulación de la sangre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.