La sequía no para y analistas prevén la peor cosecha de trigo en siete años

La falta de lluvias en las principales regiones trigueras no se revierte y representa una seria amenaza para el cereal, que perdió mucho terreno en relación a la campaña previa.

En este contexto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) volvió a recortar las proyecciones de producción, en este caso en un 1 millón de toneladas.

De esta manera, se espera una cosecha de 16,5 millones de toneladas, cifra que está atada a la evolución de las precipitaciones en los próximos días.

Además de la seca, se sumó la presencia de heladas, que tuvieron un fuerte impacto en el sudeste bonaerense, la principal región triguera a nivel nacional.

“Aunque la gravedad del evento se evaluará a lo largo de la próxima semana, se esperan mermas adicionales a las inicialmente esperadas”, advirtieron desde la bolsa porteña.

EL MAPA TRIGUERO

En el norte, el cultivo se encuentra finalizando su ciclo productivo y se esperan rendimientos  por debajo al promedio de las últimas campañas. En este escenario, se espera que en las próximas dos semanas comience la trilla en el NOA.

Sobre la región centro, las heladas del último fin de semana continúan afectando a los cuadros aun en pie, con un cultivo que se encuentra entre espigazón e inicio de llenado de grano.

Con estadios reproductivos sensibles a las bajas temperaturas y, junto al prolongado déficit hídrico, se prevén mermas adicionales a las inicialmente esperadas afectando nuestra estimación nacional de producción.

En el sur del área agrícola, las reiteradas heladas y la falta de humedad demoran la recuperación del cultivo. Esta situación es por demás visible en el sudeste y centro de Buenos Aires, con un trigo que atraviesa la etapa de encañazón. “Dependen de lluvias en el corto plazo que mejoren la condición del cultivo y permitan alcanzar los rendimientos inicialmente proyectados”, explicaron.

Según el informe semanal de la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA), las reservas de agua útil en el primer metro de suelo siguieron desmejorando en la última semana.

El panorama por zonas es el siguiente:

  • Se mantiene el amplio dominio de las reservas deficitarias en Córdoba y Santiago del Estero debido a la falta de lluvias significativas.
  • El área deficitaria se sigue extendiendo al este y abarcaría actualmente la mayor parte de los suelos agrícolas de Santa Fe.
  • También se estiman generalizados los almacenajes deficitarios en el noroeste de Buenos Aires.
  • La mayor parte de la zona núcleo pampeana se hallaría actualmente con reservas escasas
    (al este) a deficitarias (al oeste).
  • En el norte de La Pampa también se estima una generalización de los niveles deficitarios de almacenaje en lotes de trigo.
  • Entre Ríos es una de las pocas áreas en las que no se observan desecamientos marcados y mantiene áreas con reservas regulares a adecuadas, aunque también se aprecian en el mapa unidades de suelo con reservas deficitarias.
  • El sur de Buenos Aires también muestra desecamientos pero, gracias a los mejores niveles de reserva anteriores, predominan las áreas con almacenajes regulares a adecuados.
  • Incluso el este de Entre Ríos y el sur de Buenos Aires, donde las reservas no son tan
    ajustadas, se verían beneficiados con la ocurrencia de mejores lluvias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.