15 de Octubre: hoy es el Día Mundial de la Ambliopía

El 15 de octubre se celebra el Día Mundial de la Ambliopía, una fecha oportuna para visualizar una de las tantas enfermedades visuales que afecta a un porcentaje de los niños durante su etapa temprana de desarrollo debido a que uno de sus ojos sufre un trastorno conocido como ojo perezoso u ojo vago.

¿Qué es la ambliopía?

La ambliopía o también llamado ojo vago es un trastorno visual que provoca alteración de la agudeza visual y que puede ocurrir por múltiples causas. Cuando esto pasa, la persona tiene una visión bastante pobre que no llega al cien por ciento.

Es un padecimiento, que por lo general se presenta en un sólo ojo, sin embargo, hay casos donde puede aparecer en los dos de manera simultánea. Este tipo de patología se presenta a muy temprana edad, por lo que puede ser corregido si el paciente es atendido por un especialista una vez que ha sido diagnosticado, pero si, por el contrario, es tratado de forma indebida, el daño puede ser irreversible.

En este sentido, es importante que el niño sea revisado antes de cumplir los cinco años de edad y en caso de presentar esta patología se pueda con tiempo, aplicar el debido tratamiento.

Principales causas de la ambliopía

De acuerdo a los especialistas en este campo, la ambliopía puede deberse a muchas causas o malformaciones del ojo durante la gestación y una vez que nace el niño, pueden presentarse a medida que va creciendo. Algunas de ellas son:

  1. Ojo bizco o estrabismo: Esto ocurre cuando uno o ambos ojos tiende a desviarse.
  2. Cataratas: Cuando hay catarata, la lente del ojo comienza a nublarse y la visión se torna opaca.
  3. Problemas de refracción en un ojo: Esto se presenta cuando uno de los ojos está imposibilitado para alcanzar un nivel correcto de focalización con respecto del otro ojo. Por lo general, lo sufren personas que presentan otras patologías como miopía, hipermetropía o astigmatismo.

¿Cuál es el tratamiento recomendado para este trastorno visual?

Una vez que el niño ha acudido a la cita oftalmológica, el especialista implementará dos tipos distintos de metodologías que son las más efectivas en estos casos. La primera es ayudar al ojo perezoso tapando el ojo que no presenta dificultad con un parche.

Este procedimiento deberá llevarse a cabo todos los días durante varias horas consecutivas y esto se realizará durante semanas o quizás meses si así lo estima el médico tratante.

Existe otra terapia, que consiste en aplicar unas gotas oftalmológicas para que la visión del ojo que está sano quede nublada de forma temporal. Habrá pacientes que necesitarán el uso de gafas y en caso donde ninguno de estos tratamientos surta efecto, será necesario practicar una cirugía correctiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.