Vecinos salvaron su vida de milagro en el camino que une a Valdés con el Colegio Inchausti

La vecina Mónica Benítez se comunicó con 25 Digital e hizo público una experiencia aterradora que le tocó vivir con su automóvil en el camino que une la localidad de Valdés hacia el Colegio Inchausti.

Aquí la experiencia contada en primera persona:

«Hoy, voy a escribir, porque Dios nos protegió y estamos para contarla. Pregunto: tiene que matarse alguien para que arreglen el camino a Inchausti????? Otra vez, un pozo, provocó el reventón de una cubierta y no volcamos porque el Guard Rail, baranda o parapeto, frenó el auto y no caímos a una cuneta de 2 metros. Veníamos cuatro docentes de cumplir con nuestra tarea… hasta cuándo tenemos que seguir arriesgando nuestras vidas??? Gracias a todos los que pararon a auxiliarnos, pero el momento que vivimos fue horrible, el auto quedó loco y sin rumbo. Estamos [email protected] bien, solamente con el susto y los nervios de lo que nos tocó vivir».

En el final de la nota, Mónica nos cuenta que «el problema es que la mayoría tenemos que circular por la banquina debido a la cantidad de pozos que hay y allí se vuelve muy complicado maniobrar debido al polvo acumulado y al material sobrante de la ruta».

«Gracias a Dios estamos vivos, solo queremos que esto se solucione y no vuelva a ocurrir lo mismo con otros vecinos que circulen por el lugar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.