De qué se trata la nueva Ley de VIH, Hepatitis, Tuberculosis e ITS

En el último día del mes del orgullo y luego de años de lucha, se aprobó en el Senado la nueva ley de VIH, Hepatitis, Tuberculosis e ITS. Conocé por qué es tan importante.

Con 60 votos afirmativos y uno negativo, se aprobó en Argentina la nueva Ley de VIH, Hepatitis, Tuberculosis e ITS , una actualización a la ley de los 90, que apunta a los sectores más vulnerados, a quienes se les dificulta acceder a los tratamientos ya existentes.

La nueva ley por la que las organizaciones lucharon durante 30 años, garantiza el acceso a la atención, la prevención, el cuidado y el tratamiento de VIH, Hepatitis, Tuberculosis y demás enfermedades de transmisión sexual.

Desde el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) celebraron la sanción y explicitaron que la nueva ley «propone un abordaje integral desde la salud colectiva, con un enfoque de género y de derechos humanos, y busca brindar contención e información para derribar prejuicios y situaciones de discriminación».

¿Qué plantea la nueva ley?

La nueva ley de VIH, aprobada el 30 de junio, establece el acceso universal y gratuito al tratamiento, garantizado por el sistema de salud público, las obras sociales y la salud privada. Por lo cual, toda prueba deberá ser voluntaria, gratuita, confidencial y universal.

Además, el proyecto promueve la creación de un régimen de jubilación especial, de carácter excepcional para quienes transiten las enfermedades de VIH y hepatitis B o C, así como una pensión no contributiva de carácter vitalicio, para quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad social.

De este modo, quienes acrediten al menos diez años desde el diagnóstico de la enfermedad y veinte años de aportes jubilatorios, pueden solicitar la jubilación a partir de los cincuenta años de edad.

A su vez,la nueva ley plantea la creación de un Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación por VIH, Hepatitis Virales, otras ITS y Tuberculosis con el fin de visibilizar, documentar, disuadir y erradicar las vulneraciones a los derechos humanos de las personas afectadas.

De acuerdo al INADI, el objetivo es terminar con la exclusión en el ámbito laboral o educativo, en los sistemas de salud, de seguridad social y de la atención integral en cualquier ámbito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.