¿Cuál fue el rol de Argentina durante la Segunda Guerra Mundial?

Puede resultar curioso que se hable al respecto del rol de Argentina en un conflicto bélico de tal envergadura. La tradición anti bélica de este país y su postura neutral ante los enfrentamientos entre los principales ejes militares a escala global ha sido reconocida ampliamente en la ONU y entre otras organizaciones internacionales que abogan por la paz mundial y por la estabilidad política y económica de diversas regiones, como podría ser el MERCOSUR, particularmente.

Sin embargo, la magnitud y el alcance que tuvo la Segunda Guerra Mundial llegó a cambiar la situación de absolutamente todos los países que tienen una participación relevante a escala global. Así como también tuvo un fuerte impacto en las economías tanto de las naciones más desarrolladas como de los países del tercer mundo.

Es por esta razón que tampoco resulta raro que se trate sobre la participación de un país tercermundista de Sudamérica, ya que, a pesar de que no tuvo un papel fundamental en este conflicto armado, sí tuvo una participación y se vio involucrado en ello. Además de que también este periodo coincidió con un proceso de transformación política y social muy profundo en la Argentina, de manera que, de forma directa e indirecta, tuvo una importante incidencia sobre estos cambios.

La postura oficial

Como ya lo mencionamos, la posición oficial que se implantó en Argentina fue la absoluta neutralidad. Al tener un gobierno de facto, es decir, que no llegó al poder a través de un proceso democrático, sino por la fuerza, le resultaba difícil al estado lograr la adhesión popular sobre una causa que no tenía incidencia directa sobre el continente americano y muchos menos, específicamente, en Sudamérica, que no era una región muy rica en materia económica.

Por lo tanto, a fin de no sufrir ataques y para conservar la paz de la región, mantuvieron una postura neutral ante las dos partes. Esta medida dio mejores resultados que la adhesión inmediata de otros países como Brasil, por ejemplo, que se unió a los Aliados y sufrió el hundimiento de 36 buques mercantes brasileños, lo que produjo 1691 naufragios y 1074 muertos.

La unión a los aliados ¿un acto con peso real?

Muchas personas argumentan que la unión de Argentina con los Aliados fue tardía y más bien un acto simbólico, ya que su compromiso no fue real y la guerra ya estaba ganada por ellos. Sin embargo, este argumento no tiene en cuenta que Argentina atravesaba una crisis política en ese periodo y que, si incumplían los contratos económicos que tenían con los países de todo el mundo, podrían sufrir una grave crisis, de manera que fue la mejor decisión para el pueblo argentino en sí.

Además, con la unión de Argentina a los Aliados, se terminaron de cortar los suministros a los países del eje en cuanto a comida, de manera que tuvo un impacto negativo no ya sobre los soldados de los frentes (que estaban en gran medida desabastecidos y en condiciones deplorables), sino sobre las poblaciones civiles, que sufrieron las decisiones nefastas de sus gobiernos, en gran parte, sumidos en la ignorancia y de forma forzosa. Es por esta razón que, al mantener una postura neutral, Argentina pudo consolidarse como “granero del mundo” (de todo el mundo) y alimentar a las poblaciones civiles tanto de los países Aliados, como también del Eje.

¿Cuál fue el rol de Juan Domingo Perón en esta guerra?

Muchas personas asocian este periodo con Juan Domingo Perón, y no están errados, ya que este movimiento político se estaba gestando en parte durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, las personas que vinculan al peronismo con dicho período, no tienen en cuenta que Juan Domingo Perón fue electo como presidente de Argentina en los comicios del 26 de febrero de 1946. Por lo que el gobierno de facto anterior fue quien tuvo siempre la última palabra al respecto de la posición del país en esta guerra.

Por su parte, en lo que respecta a las medidas llevadas a cabo por el peronismo, principalmente se les dio a las masas populares mejores condiciones materiales gracias al estado de bienestar que se pudo implantar con las mejoras de la economía luego de la finalización de la guerra. Esto fue un gran avance en materia de derechos, aunque posteriormente la historia daría un giro trágico y se producirían graves conflictos políticos acompañados por serias crisis económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.