Con eje en arbolado público, Mansilla, Fernández y García se reunieron con Guillermo Lance

Los concejales radicales mantuvieron un encuentro con el ingeniero Lance. Profundizaron sobre un tema importante y explicaron: “El arbolado publico constituye un capital ornamental de cada ciudad, al mismo lo podemos encontrar diseminado en las veredas de cada calle, como también en espacios abiertos ya sea plazas parques o patios”, dijeron.

Días atrás los ediles radicales de Juntos y Juntos por el Cambio, Sergio Mansilla, Mauricio García y Facundo Fernández, se reunieron con Guillermo Lance, ingeniero agrónomo residente en la localidad de Norberto de la Riestra.

El encuentro tuvo como eje central el arbolado público, tema del que se viene hablando. En este sentido, los concejales dijeron: “El arbolado publico constituye un capital ornamental de cada ciudad, al mismo lo podemos encontrar diseminado en las veredas de cada calle, como también en espacios abiertos ya sea plazas parques o patios”.

Asimismo, Lance explicó: “Para esto las especies más comúnmente utilizadas tienen ventajas comparativas entre sí, por ejemplo, un plátano comúnmente es utilizado para sombreo, una conífera o álamo son utilizados para cortinas y un jacaranda puede ser usado para belleza estética en un parque”

Respecto de los beneficios del arbolado urbano, específicamente en las ciudades, Lance relató que “el arbolado público aporta oxígeno al aire, protege de los rayos ultravioletas, regula la temperatura y humedad ambiental, filtra la contaminación sonora, disipa la fuerza de los vientos y mejoran el paisaje urbano”.

Además, el ingeniero de extracción radical detalló que “los problemas se pueden sudividir en dos: aquellos que pueden producir efectos subterráneos, mayormente por sus raíces, como es el levantamiento de veredas, obstrucción de conductos cloacales de agua y gas, y también rotura de la cinta asfáltica”

“Si hablamos de la parte aérea se pueden mencionar como precauciones, la obstrucción de cables, fibra óptica, recepción excesiva de aves como palomas y golondrinas y también se pueden mencionar cuestiones de arquitectura del arbolado que pueden ocasionar sus frondosas copas”, añadió.

Posibles condiciones de manejo del arbolado público:

Por su parte, Mansilla dijo: “En estos últimos días está en boca de toda la palabra censo, la existencia de un censo en el arbolado público, nos permite identificar la interacción que existe entre el arbolado y la población.”

“Es por eso que para eso se le pregunta a los vecinos qué pretenden del árbol en su barrio y cuáles son los temas que lo atemorizan del mismo”, dijo Fernández.

En este sentido, García indicó que “se toma nota de todas las especies que hay lugar por lugar y con los datos que se obtengan se podrán tomar conclusiones de cómo actuar en cada zona y en caso de forestar, llevar a cabo una correcta elección de la especie Arbórea”.

Especies arbóreas: Lance, Mansilla, García y Fernández explican

Hoy día podemos encontrar especies de distintas características, pero se debe considerar que para cada espacio debemos reunir cuestiones como el ancho de la copa y sus limitantes, como es la quebradura de ramas y posibles vuelcos.

Es para eso que en calles con veredas cortas el diámetro de las copas no debería exceder los 6 metros de altura con un diámetro de copa no mayos a 5 metros (como especies se puede mencionar a los limpiatubos, Acacio bocha, olmos etc).

Para calles con veredas anchas y pequeñas plazoletas las especies a utilizar podrían ser aquellas que su altura no supere los 10 metros y su copa no supere en diámetro los 8 metros. (Se pueden mencionar el Arce, el Nogal, el Liquidambar, jacarandá, fresno, Tilo)

Y para grandes espacios públicos se recomiendan especies de mayor envergadura que sería aquellos que superan los 10 metros de altura y con un ancho de copas superior a los 10 metros. (se puede mencionar al plátano y robles)

Como verán y si prestan atención existen en distintos lugares de la ciudad especies en lugares equivocados, para ello no es necesario su extracción, pero si debemos controlar su copa, porque ante un abandono del mismo, él, por su naturaleza va a expresar su copa. Es por ello que aparece la palabra de poda en estas situaciones.

Las podas mayormente se pueden diferenciar en:

Podas de formación: es la intervención por la cual ante la manipulación de los meristemas de crecimiento se le da la estructura a la planta y de ahí se puede beneficiar el ancho de copa o levantamiento de la misma.

Poda de eliminación de partes muertas o residuos menores: es la intervención que saca todo material muerto de la especie y la extracción de material fino para poder regular la cantidad hoja y deshoje del mismo.

Poda de Levantamiento de copas: es la intervención en la cual se garantiza que los meristemas de crecimiento crezcan en altura y situar la copa en otro lugar que no altere el desplazamiento de líneas eléctricas de cable u otras.

Poda de Raíces: es la intervención en la cual se dirigen las raíces normalmente hacia abajo para no ocasionar problemas en la superficie, con veredas o caños subterráneos.

Todas estas intervenciones de ser llevadas a cabo lo mejor es que sean dirigidas por un profesional capacitado, para evitar muerte y malformación de las mismas.

Y toda poda de realizarse debe ser efectuada por municipio o bien ser autorizada por el mismo.

“Recordemos que el arbolado público no es para nada un problema, es un capital intrínseco de nuestra comunidad, y el cuidado del mismo debe ser una política de estado para conservar todos los beneficios que un árbol nos puede dar”, finalizaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.