Seguro de caución: 5 aspectos necesarios de saber para contratarlo

Seguramente, hayamos escuchado hablar en más de una ocasión, cuando la gente se refiere a contratos de alquiler, del seguro de caución. Es probable que más de un conocido haya contratado uno y hable de los múltiples beneficios que implica.

Sin embargo, no todos conocen los detalles de este tipo de seguro, lo que sin duda hará que se pierdan la oportunidad de contratar y disfrutar de uno. Por ejemplo, ¿qué es y cómo funciona un seguro de caución?

En los puntos que siguen debajo, nos detenemos en los cinco principales interrogantes en torno a este tipo de seguro.

1. ¿Qué es?

La primera pregunta es la fundamental, ¿de qué hablamos cuando hablamos de un seguro de caución? Dicho de forma sencilla, es un medio contractual para garantizar el cumplimiento de obligaciones y responsabilidades entre propietarios e inquilinos.

Según quién contrate un servicio de este tipo, como al cotizar el seguro de caución Iúnigo, la póliza puede cubrir el pago de alquiler, expensas o servicios. Esto mientras el contrato de locación sobre el que se extendió continúe siendo vigente.

2. ¿Cómo funciona?

De forma básica, el seguro de caución vincula tres partes: el inquilino, el propietario y la aseguradora. Pueden contratarlos las dos primeras partes y el funcionamiento es similar, solo que intercede por uno o por otro.

Lo que hace el seguro de caución es responder por el cumplimiento del contrato, tanto ayudando al inquilino como al propietario, ante la eventual falta de pago. La aseguradora se encarga de llevar a término el contrato cuando se falta a sus responsabilidades.

3. ¿Qué lo diferencia de una garantía propietaria?

Desde el punto de vista del inquilino, lo más común es relacionar el seguro de caución con una garantía propietaria sobre la que pesará el cumpliento del contrato ante cualquier deuda. Sin embargo, esto no es así.

La diferencia fundamental es que las garantías, al no ser reguladas por compañías de seguros, son menos confiables y cuentan con menos respaldo monetario. Aspectos que las vuelven más ineficaces a la hora de responder ante los contratantes.

4. ¿Qué información y documentos se necesitan?

Un freno para decidirse a contratar un seguro de caución puede ser la contratación, sobre todo pensando en la información y documentos que debemos presentar. Pero esto sería un error, ya que no se necesitan demasiadas cosas.

Por el lado de los involucrados, tanto inquilino como dueño, se necesitan los datos de identidad básicos, un teléfono y un correo eléctronico. Con eso, más los datos del contrato como fechas, dirección del inmueble y montos, ya estamos en condiciones de contratarlo.

5. ¿Cómo se contrata?

En la actualidad, todavía hay gente que desconfía de la contratación de ciertos servicios por la complejidad de los trámites, algo que, prácticamente, ya no es así. Muchos incluso cuentan con la posibilidad de una contratación online, sin salir de nuestra casa.

Es el caso del seguro de caución Iúnigo, que se contrata de forma 100% online, sin necesidad de visitar oficinas ni de realizar trámites extra. Presentando correctamente la información que mencionamos en el punto anterior, en 24 horas hábiles tendremos el seguro funcionando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.