Por Ramiro Egüen y Claudia Lobosco: “Postales de un Gobierno en decadencia”

Claudia Lobosco y yo vivimos como Concejales nuestra primera Sesión Especial Preparatoria para dar inicio al Año Legislativo 2022, con un clima similar al de nuestra asunción el 10 de diciembre pasado. Un Concejo Deliberante devenido en el lugar para que Ralinqueo y sus amigos exterioricen el atropello, la soberbia, la violencia y la intimidación. Todo lo que no esperamos de un mandatario y de su equipo. Este grupo de funcionarios, sentados en las sillas delante de nuestras bancas, demostró que el Gobierno está cada vez más cerrado y hermético a sus fanáticos,  que también cada vez son menos, porque no existen kirchneristas gratis. No dejaron sentar ninguna institución intermedia, que tanto hacen por nuestra Comunidad, y justo debajo de mi banca, buscando la provocación, sentaron al jubilado y cuestionado penalmente sindicalista, Jorge Lafuente, desplazando a Bomberos Voluntarios. Sin dudas eso marca la escala de valores de un gobierno de inescrupulosos, encabezados por un Intendente que mintió durante dos horas. Nervioso y perdiendo el hilo a cada rato, trató de hilvanar algunos logros de su gestión, para lo cual tuvo que mirar a cada rato hacia sus comienzos en el 2015  porque su administración, en términos futbolísticos, hace mucho que no mete un gol. Sin el mea culpa de todas las carencias en los servicios fundamentales, y sin hacerse eco de las necesidades públicas insatisfechas, pareció que Ralinqueo hizo todo bien en la pandemia, omitiendo mencionar a los 135 fallecidos de nuestro Distrito, una falta de respeto para sus deudos. Ocho ambulancias dijo haber comprado, pero no tenemos servicio de emergencia en 25 de Mayo, no consiguen pediatras, y ya comienza a existir faltantes de profesionales en los servicios de traumatología, cardiología, y puede que sigan apareciendo más. La torre laparascópica no funciona, la estafa del fondo de salud no será devuelta sino que, por el contrario, pedirá se deje permanente y se aumente su recaudación. Sin perjuicio de ello, nada funciona en nuestros efectores de salud, siendo que le piden insumos y alimentos a los familiares de los pacientes porque no hay en el Unzué. En materia de educación, el Municipio inauguró en Jardín 915 de Riestra, pero el mismo no funciona por deficiencias en la instalación de gas, tal cual sucedió y como lo denunciamos en el San Miguel de Arcángel. Retrasada la apertura de este ciclo en el Centro de Día y  el anuncio de un Centro Universitario, que es nuestro proyecto y ojalá se concrete. Esta gestión no creó un solo puesto de trabajo en el sector privado, y empobrece cada día al empleo municipal, sin acceder a un verdadero convenio colectivo de trabajo, como es el que presentó nuestro bloque. Sin dudas, prefieren sostener a Lafuente para seguir abonando el círculo de defraudación a los empleados, rehenes de la chequera, el préstamo y la mutual, de un sindicato inexistente. No mencionaron la generación de condiciones para atraer inversiones privadas, como tampoco una carrera médico hospitalaria para atraer profesionales que se instalen en el Distrito. En materia de infraestructura anunciaron 100 cuadras de asfalto, por cuanto deberían hacer una cuadra cada 3 días. Viendo el ritmo del Acceso Lebehnson, esto es tomarnos el pelo. Una vez más anunció la 40 viviendas para el Barrio Agumin, que ya lo hizo en el 2020, 2021 y ahora 2022. Este gobierno que dice ser peronista y progresista dio 0 soluciones habitaciones a los más relegados. En 2021 y también en 2022 prometió crear un Ente de Desarrollo del Parque Laguna Mulitas, y nunca ese predio y espejo de agua estuvieron tan abandonados como en la actualidad, con deterioro en su confitería (la cual tiene la concesión vencida), suciedad, parrillas rotas, efluentes volcados a la Laguna, y la falta de inversión pública, que difícilmente pueda incentivar la privada. Nuevamente los anuncios del ecoparque y saneamiento de basurales, que año tras año se hacen pero nunca llegan. Seguimos con basurales a cielo abierto y contaminación. No dio precisiones sobre el Banco de Tierras, y tampoco sobre el estado parcelario del Sector Industrial. Tampoco mencionó de qué manera va a funcionar la Encubadora de Empresas que prometió tambiénen 2021 y que, claramente,  no cumplió. Habló de conectividad luego de que miles de niños y niñas veinticinqueños se quedaran sin escolaridad por falta de acceso a Internet. Tampoco la conectividad fue obtenida por la infraestructura y omitió mencionar la Ruta 40,  una obra tan importante para acercarnos con el Norte. Los carteles en nuestras bancas son consignas por las cuales venimos luchando y por las cuales los vecinos nos pusieron allí en el Concejo. Queremos la clave Rafam para poder ejercer nuestro trabajo de control de la ejecución presupuestaria, pedimos que el intendente salga personalmente a conseguir médicos pediatras, que devuelva la estafa del fondo de salud cobrado hasta 7 veces y que le otorgue al empleado municipal un sueldo básico que sea acorde al Salario Mínimo Vital y Móvil de 45 mil pesos. Sin dudas la soberbia de quienes nos gobiernan, enceguecen la mirada amplia y constructiva, por eso no existe diálogo serio, maduro e institucional. Necesitamos ponernos de acuerdo en 20 puntos para mejorar nuestro Distrito, pero en ese camino no vamos a perder la coherencia, los valores, principios, identidad y pertenencia que tenemos. Para eso el diálogo debe ser de cara a la gente, haciéndola parte de la discusión de la agenda política, para que aporten sus miradas, sus sufrimientos, inquietudes y propuestas. Necesitamos que el HCD, que es la Casa del Pueblo, esté de puertas abiertas, con la capacidad de reacción rápida a lo que aqueja a nuestra sociedad, que afronta una profunda crisis económica y social, pero también de descreimiento de sus representantes. Hacen falta gestos de madurez y no la chicana ni la negociación para intereses personales o políticos de quienes dialogan. Hay que hacerlo de manera tal, que no queden dudas de cuál es el motivo de encuentro, los comunes denominadores y las posibles soluciones. De lo contrario, estaremos en presencia del deterioro que han llevado a nuestro Distrito, donde no se puede culpar a uno solo, sino que el gran responsable es todo el arco político local.

Con Almirón en el gabinete, con Pavía con otra nueva Secretaría y con Farina a cargo del Hospital, Ralinqueo demuestra que no convence ni consigue a nadie nuevo, y que su proceso político está agotado.

A Ralinqueo difícilmente podamos cambiarlo, lo que sí podemos cambiar es de gobierno el año que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.