Por qué se celebra el 5 de febrero el Día del Trabajador de entidades Deportivas y Civiles

No se distinguen entre la inmensidad de los estadios de fútbol y en las canchitas de los pequeños clubes de barrio pueden aparentar ser un padre más que acompaña a su hijo en los primeros pases y goles con la pelota. Sin embargo, siempre están ahí, incluso en los peores momentos de la pandemia: los trabajadores de las entidades deportivas y civiles hoy celebran su día y su homenaje es más que merecido.

Según lo estableció la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC), cada 5 de febrero será el día de los empleados que se desempeñen en instituciones deportivas, entidades civiles de carácter social y cultural, clubes de barrio, clubes de campo y asociaciones civiles como fundaciones y mutuales, entre otras actividades. La organización sindical, fundada el 19 de julio de 1946 y con más de 156.000 afiliados en todo el país, dispuso que la jornada de hoy sea de asueto para sus trabajadores.

Con la llegada del coronavirus a comienzos del año pasado, la totalidad de los eventos deportivos fue suspendida, aunque las puertas de los clubes permanecieron siempre abiertas. La pandemia, de este modo, visibilizó el rol social y preponderante que las instituciones deportivas cumplen en los diferentes barrios, así como también el de sus trabajadores. Diferentes entidades ─tanto pequeñas como grandes─, se pusieron a trabajar de manera ardua y desde un primer momento para enfrentar los estragos de la emergencia sanitaria.

Es importante destacar que equipos de fútbol de primera división, como San Lorenzo de Almagro, prestaron sus instalaciones para el acondicionamiento de camas hospitalarias y la realización de testeos en casos sospechosos por COVID-19. De igual manera, su estadio funcionó como un refugio para las mujeres que sufrían violencia doméstica durante el aislamiento obligatorio. Los clubes de barrio más pequeños -que apenas contaban con un espacio mínimo-, también se pusieron al servicio de los demás. Muchos de ellos ofrecieron ollas populares de comida para personas en situación de calle y recolección de donaciones entre vecinos de su comunidad.

El rol social de estas entidades deportivas encuentra su reconocimiento en la Ley de Clubes de barrio y de Pueblo, sancionada en 2014. La norma establece ayudas económicas otorgadas por la Secretaría de Deportes, con el objetivo de fortalecer la inclusión social. Sin embargo, su reglamentación aún no fue impulsada, lo que hace que no pueda cumplirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.