Encuentran un factor genético en la pérdida del olfato y el gusto por COVID-19

Muchos científicos en varias partes del mundo están trabajando para descifrar por qué algunas personas pierden el sentido del olfato después de contraer COVID-19. Se trata de un síntoma que era descrito habitualmente con variantes anteriores a Ómicron, aunque también se han presentado casos de enfermos que contrajeron esta última mutación.

Un estudio publicado el lunes en la revista Nature Genetics identificó un factor de riesgo genético asociado con la pérdida del olfato después de una infección por COVID-19, un descubrimiento que acerca a los expertos a la comprensión del patrón desconcertante y puede señalar el camino hacia tratamientos muy necesarios.

Seis meses después de contraer COVID-19, hasta 1,6 millones de personas en Estados Unidos aún no pueden oler o han experimentado un cambio en su capacidad para oler. Se desconoce la causa precisa de la pérdida sensorial relacionada con el COVID-19, pero los científicos creen que se deriva del daño a las células infectadas en una parte de la nariz llamada epitelio olfativo. Estas células protegen las neuronas olfativas, que ayudan a las personas a oler.

“Todavía no está claro cómo pasamos de la infección a la pérdida del olfato”, dijo el doctor Justin Turner, profesor asociado de otorrinolaringología en la Universidad de Vanderbilt, citado por NBC News, que no formó parte del estudio.

“Los primeros datos sugieren que las células de soporte del epitelio olfativo son las que en su mayoría están infectadas por el virus, y presumiblemente esto conduce a la muerte de las propias neuronas”, dijo. “Pero realmente no sabemos por qué y cuándo sucede eso, y por qué parece suceder preferentemente en ciertos individuos”.

Un locus genético cerca de dos genes olfativos está asociado con la pérdida del olfato y el gusto inducida por el COVID-19, según el estudio. Un locus es la posición fija de un gen en un cromosoma.

Este factor de riesgo genético aumenta la probabilidad de que una persona infectada con SARS-CoV-2 experimente una pérdida del olfato o el gusto en un 11%. Si bien algunas estimaciones sugieren que 4 de cada 5 pacientes con COVID-19 recuperan estos sentidos, la investigación sugiere que la incapacidad persistente o la capacidad reducida para oler y saborear afecta las relaciones, la salud física y el bienestar psicológico.

Investigadores de la empresa de genómica y biotecnología 23andMe realizaron el estudio como parte de un proyecto COVID más amplio. Todos los participantes viven en EE. UU. o el Reino Unido.

Dentro de un grupo de 69.841 personas que informaron haber recibido una prueba de COVID positiva, el 68% informó una pérdida del olfato o el gusto como síntoma. La pérdida del olfato y el gusto se combinaron como una sola pregunta de la encuesta lo que es visto por especialistas como una limitación del estudio.

Tras comparar las diferencias genéticas entre quienes perdieron el sentido del olfato y quienes informaron que no sufrían este efecto, el equipo del estudio encontró una región del genoma asociada a esta escisión que se sitúa cerca de dos genes, UGT2A1 y UGT2A2.Ambos genes se expresan dentro del tejido de la nariz involucrado en el olfato y desempeñan un papel en el metabolismo de los odorantes.

“Fue este hermoso ejemplo de la ciencia en el que, comenzando con un gran número de participantes de investigación activados que realizaron esta prueba de 23andMe, pudimos obtener muy rápidamente algunos conocimientos biológicos sobre esta enfermedad que de otro modo sería muy, muy difícil de hacer. “, dijo Adam Auton, vicepresidente de genética humana de 23andMe y autor principal del estudio.

No está claro cómo están involucrados UGT2A1 y UGT2A2 en este proceso, aunque él y sus colegas plantean la hipótesis de que los genes “pueden desempeñar un papel en la fisiología de las células infectadas” y el deterioro resultante que conduce a la pérdida del olfato.

Para usar estos hallazgos, los científicos necesitan aprender más sobre cómo se expresan estos genes y cuáles son sus funciones en la señalización olfativa, dijo Turner.

Ciertas tendencias también surgieron entre los participantes que informaron la pérdida del olfato y el gusto: las mujeres, por ejemplo, tenían un 11% más de probabilidades que los hombres de experimentar esto. Mientras tanto, los adultos de entre 26 y 35 años constituían el 73% de este grupo.

El equipo de estudio también encontró que las personas de “ascendencia del este de Asia o afroamericanos eran significativamente menos propensas a reportar pérdida del olfato o del gusto”. La causa de esta observación aún no se conoce, pero Auton dijo que probablemente no se explique por las variantes genéticas de este locus específico. El equipo también señala que el estudio está sesgado hacia las personas de ascendencia europea debido a los datos de referencia limitados .

Estos hallazgos pueden ayudar a los pacientes de dos maneras, dijo Danielle Reed, directora asociada del Monell Chemical Senses Center. Ella estudia las diferencias de persona a persona en la pérdida del olfato y el gusto debido a COVID-19 y no formó parte del nuevo artículo.

Primero, “ayuda a responder la pregunta de ‘por qué yo’ cuando se trata de la pérdida del gusto y el olfato con el COVID-19″, dijo. “Algunas personas lo tienen y otras no. La genética innata puede explicar parcialmente por qué”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.