Alerta Naranja: se mantiene el aviso por altas temperaturas en 25 de Mayo

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN), mantiene en Alerta Naranja a la ciudad de 25 de Mayo. Dicho nivel posee un efecto moderado a alto en la salud debido a las altas temperaturas. Según dice el informe, dichas temperaturas pueden ser muy peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo, como bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

Los umbrales para determinar la ocurrencia de un evento de calor con temperatura extrema se establecen en base al Percentil 90 (P90), tanto para las temperaturas máximas como mínimas. Estos valores también pueden entenderse como la temperatura a partir de la cual uno se encuentra dentro del 10% de temperaturas más altas registradas (periodo 1961-2010) en ese lugar. Superados esos umbrales, se considera que las temperaturas son extremas y deben tomarse precauciones. El sistema también utiliza otros Percentiles, como el P95 y el P99 que denotan eventos más extremos aún, y son, entre otras cosas, los que definen el pase o no de un nivel de alerta a otro.

El SAT-Temperaturas Extremas fue desarrollado para funcionar de manera automatizada utilizando los datos de temperaturas registrados en días anteriores y los pronósticos para los siguientes días. En base a esta información el sistema emite los niveles de alerta correspondientes a cada área. En general, el pase de nivel de alerta (verde a amarillo, amarillo a naranja, naranja a rojo) está dominado por dos efectos fundamentales: a) la persistencia de un evento y b) la probabilidad de exceder umbrales más extremos (es decir P95 ó P99).

El cambio a nivel de alerta rojo también puede contemplar condiciones locales tales como falta de agua u otras, que, combinadas con los criterios meteorológicos mencionados arriba (presencia de una ola de calor y con pronóstico de continuidad en las altas temperaturas) resulten en un cambio a nivel de alerta rojo.

¿Cuáles son las recomendaciones frente a una ola de calor?

Las recomendaciones para este tipo de eventos son indicadas por los organismos de salud.
Reseñamos a continuación algunas de ellas y sugerimos remitirse a la información oficial.

  • · Aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada.
  • · No exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17 horas).
  • · Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • · Evitar comidas muy abundantes
  • · Ingerir verduras y frutas.
  • · Reducir la actividad física.
  • · Usar ropa ligera, holgada y de colores claros; sombrero, anteojos oscuros.
  • · Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
  • · Recordar que no existe un tratamiento farmacológico contra el Golpe de Calor y sólo los métodos clásicos, citados arriba, pueden prevenirlo y contrarrestarlo.
  • Ante sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros, se deberá actuar de la siguiente manera:
  • · Solicitar de inmediato asistencia médica.
  • · Trasladar a la persona afectada a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo.
  • · Intentar refrescarla, mojarle la ropa y darle de beber agua fresca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.