Cómo se están utilizando los robots para revolucionar la forma en la que se produce en el campo

La tecnología de producción agrícola está atravesando cambios realmente significativos en materia de automatización de procesos y en el aprovechamiento de los recursos. Además de que se están empleando medios menos contaminantes, más sanos para los consumidores y más eficientes en lo que respecta a la forma de emplear los recursos.

De esta manera, se pueden obtener resultados más ecológicos y, a su vez, los productores aumentan las ganancias que obtienen, ya que, al realizar inversiones estratégicas, luego reducen significativamente el costo de producción. Esto permite que se incorporen nuevas tecnologías y maquinarias, como ser una sembradora, mucho más eficientes y, asimismo, se crean nuevos puestos de trabajo y se mejoran las condiciones laborales en el campo.

Implementación de una siembra más precisa y eficiente

Gracias a los sistemas de detección del terreno y a las mejoras que se llevaron a cabo en los sistemas de navegación automáticos de algunas máquinas agrícolas, ahora es posible simplificar muchos procesos que antes implicaban un mayor esfuerzo y un mayor tiempo. Un claro ejemplo de estos avances es la incorporación de robots en los procesos de siembra que están llevándose a cabo en esta temporada.

Una de las tareas que se simplificó y que representó un importante avance en cuanto al tiempo que se empleaba y al esfuerzo humano es el control de la distancia de siembra. Antes esto se realizaba de forma manual con una cinta métrica. Sin embargo, gracias a los drones y a los sistemas de detección fotográfica, ahora es posible realizarlo a distancia y de forma automatizada.

Además, aparte de ahorrarse esfuerzo humano, se optimiza también tiempo, ya que un dron puede cubrir más hectáreas en un período mucho más corto. Así como también se corren menos riesgos, ya que todo el trabajo es realizado a distancia.

Cómo trabajan las máquinas modernas

Las nuevas sembradoras en venta que se pueden encontrar en el mercado cuentan con sensores mucho más precisos que permiten medir la profundidad a la que se entierran las semillas y, asimismo, la distancia. A tal punto llega la mejora de estos sistemas que son capaces de detectar diferencias de distancia a grado milimétrico.

Pero, aparte de las sembradoras en venta que pueden encontrarse a la venta con lo último de la tecnología, otro sector que se vio ampliamente beneficiado es el de los pequeños y medianos productores, que ahora pueden acceder a comprar sembradoras usadas a un mejor precio. Así como también pudieron mejorar sus medios de producción.

Este acceso más fácil a la adquisición de sembradoras usadas se debe a que los grandes productores renovaron sus sistemas de siembra y pusieron a la venta sus máquinas anteriores. Esto produjo que los precios bajaran en líneas generales y, asimismo, se modernizó el campo en todos sus estratos. Puede ver más información aquí.

Otros avances que prometen mucho para el futuro

Además de las mejoras en la tecnología de siembra, que ya se están aprovechando en esta temporada, también hay otras importantes mejoras en áreas diversas. Por lo tanto, los productores que buscan invertir para mejorar sus márgenes de ganancias y para optimizar los recursos que emplean, están atentos a estos nuevos lanzamientos.

Algunas de las principales áreas que se vieron desarrolladas son las siguientes:

  • Sistemas de riego: debido a la importancia que se le da a la economización del agua y a la optimización del aprovechamiento de los recursos naturales que son limitados, se están incorporando sistemas de riego milimétricos que permiten conseguir mejores resultados.
  • Fertilización variable: los mercados más exigentes, como el de Europa, requieren de diversas regulaciones en la calidad de los cultivos. Es por este motivo, que se están implementando fertilizantes que no contaminan y son más eficientes. Así como también se usan insecticidas y herbicidas menos invasivos.

Al incorporar todos estos avances, los productores pudieron aumentar sus rendimientos y, a su vez, pueden vender sus cosechas en mercados más exigentes.

Por lo tanto, en conclusión, se puede determinar que el panorama tanto actual como futuro es realmente muy favorable. De manera que, si se realizan las inversiones necesarias para modernizar los sistemas en la actualidad, es posible obtener mejores rendimientos en las campañas futuras.