Siglo 21 investiga: alimentación e información nutricional

Según un reciente estudio que realizamos desde Universidad Siglo 21, menos de la mitad de las personas lee las etiquetas en los envases de los productos y sólo 1 de cada 4 entiende toda la información. En este marco, el 75% de las personas no comprende la totalidad de la información nutricional en las etiquetas.

A través del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales, publicamos un nuevo estudio donde una de las variables de análisis fue el grado de lectura y comprensión de las etiquetas de los alimentos que consumimos argentinos a diario. Para ello, desde la Universidad analizamos casos de la Ciudad de Buenos Aires, Comodoro Rivadavia, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Rosario y San Miguel de Tucumán. 

Uno de los aspectos más reveladores está relacionado con la conducta que adoptan las personas a la hora de comprar alimentos o bebidas en envase. Menos de la mitad de los argentinos lee la información nutricional de las etiquetas; esta conducta es menos frecuente en los hombres (35,6%) en comparación con las mujeres (44,1%) y, al mismo tiempo, más frecuente en la ciudad de Corrientes (%50,7), Comodoro Rivadavia (47,8%) y Rosario (46,9%), en comparación con el resto de las ciudades donde se realizó el estudio. Por otro lado, otro dato a destacar es que sólo 1 de cada 4 personas manifestaron tener un entendimiento pleno de la información expresada en las etiquetas

Para atender esta problemática, en Argentina durante octubre de 2020, se trató en el Senado la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos que obtuvo media sanción por amplia mayoría y ahora espera ser validada en la Cámara de Diputados. Su objetivo principal es la colocación de una serie de sellos en los envases para alertar cuando se trata de un alimento con alto contenido de sodio, azúcar, grasas saturadas y calorías. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los 3 factores de riesgo más asociados a la mortalidad en Argentina son la hipertensión, hiperglucemia y sobrepeso u obesidad, causando más de 140.000 muertes por año y diversas enfermedades vasculares, cardíacas, cerebrales y renales. En materia de sobrepeso y obesidad, nuestro país tiene una de las tasas más altas de la región y está en aumento: actualmente 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes la padecen, así como 7 de cada 10 personas adultas.

Es por ello que la Ley de Etiquetado de Alimentos busca garantizar el derecho a la salud y a una alimentación adecuada brindando información nutricional simple y comprensible de los alimentos envasados y bebidas alcohólicas. Se propone un etiquetado frontal de advertencia que tendrá un sistema gráfico de octógonos negros con diversas leyendas precautorias. Múltiples estudios científicos han demostrado que es el diseño más efectivo para que el consumidor logre tomar una decisión de compra informada en pocos segundos. 

A nivel regional, en los últimos cinco años, Chile, Perú, México y Uruguay han implementado etiquetas de advertencia en el frente del envase. Al igual que lo propuesto en Argentina, las advertencias frontales en estos países también utilizan una forma octogonal en colores negro y blanco con la advertencia “Alto en” o “Exceso de”, seguido de “grasas”, “sodio”, “azúcares”, “edulcorantes” y “grasas saturadas”. 

¿Qué implica el etiquetado frontal de alimentos?

La Organización Mundial de la Salud define a los nutrientes críticos como aquellos cuyo exceso en la alimentación de una persona constituye un factor de riesgo para su salud. De esta manera, se han definido límites para la ingesta diaria de azúcares libres, grasas saturadas, grasas totales, grasas trans y sodio.

A partir de evidencia científica, cuando el consumo de estos nutrientes críticos supera los límites recomendados, se asocia al riesgo de desarrollar sobrepeso, obesidad y otras enfermedades crónicas, como hipertensión, diabetes, ciertos tipos de cáncer, entre otros. Es así que el etiquetado frontal indica qué alimentos superan estos límites establecidos, de manera clara y comprensible.

Diversos estudios demuestran el cambio que está teniendo la región. En Chile, el 64% de sus habitantes consideró disminuir el consumo de alimentos altos en nutrientes críticos, mientras que el 41% ha modificado sus hábitos después de la Ley de Etiquetado Frontal. Por su parte, el 50% de los mexicanos aseguró que la ley ayuda a tomar una decisión de compra. En el caso de Perú, el 80% considera que su aplicación tendrá un aporte positivo en los hábitos de alimentación de la gente. Mientras que el 89% de los uruguayos consideran que esta regulación ayuda a identificar claramente productos poco saludables.

“Poder contar con información clara y legible de los ingredientes que componen los productos que consumimos a diario, nos permitirá tomar decisiones conscientes de compra. Es por ello que, en los últimos años, en diversas partes del mundo y la región, se comenzó a regular el etiquetado y ha tenido buenos resultados en la población. Es clave, además, impulsar políticas de concientización y educación alimenticia para asegurar una correcta elección de los alimentos que se consumen”, completó Natalia Cervilla, Directora de la Lic. de Nutrición de Universidad Siglo 21.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *