Ramiro Egüen: “desoír al pueblo que representas, hace que pierdas autoridad y legitimidad”

Las manifestaciones pacíficas de la ciudadanía, que se autoconvoca para peticionar ante las autoridades elegidas democráticamente, es la demostración más plena de un Estado de Derecho, donde el Soberano, que es el Pueblo, reclama por servicios básicos y elementales, como en el día de ayer, por Salud Pública y emergentología.

Ignorar a estos vecinos, sin que funcionario alguno se acercare a recibir de primera mano los reclamos objeto de reunión, que valga destacar que también son contribuyentes -y que están en todo el derecho de pedir eficientes y efectivas contraprestaciones por el pago de sus tributos- es una muestra del destrato y posición de superioridad, con la que las autoridades municipales miran a sus representantados.

Enviar otra manifestación en la misma hora y lugar con personas que tenían otra consigna, es un ardid grave que las autoridades eligieron para confundir y amedrentar, para tratar de bajarle el precio a las consignas totalmente legítimas que se acercaron, pero que no fueron recibidas.

Ayer no había campaña de dirigentes opositores, ayer había una porción de nuestra comunidad reunida con aplausos, sin insultos, ni pintadas, ni violencia. Distintas generaciones compartieron la plaza pública para visibilizar lo que muchos ven, pero callan. Algunos por miedo y otros porque todavía no les tocó de cerca la desgracia.

Ayer hubo un Gobierno de espaldas al Pueblo, que no practica la autocrítica, que no hace diagnóstico de situaciones y que se encierra en la soberbia. Reduce todo a fijarse quiénes estaban y si no los votaron o los votarían.

Ayer hubo un Gobierno que ignoró a parte de la problacion que también representa hasta el 2023, y que pidió ajustes en la Gestión. Nadie pidió que se vayan. Todo lo contrario, que se queden a dar explicaciones y hagan lo que tienen que hacer.

No estuvo el Intendente, ningún Secretario, ni el Primer Concejal, como tampoco ningún concejal del Frente Oficialista.

Parece que las vacaciones se las tomaron en serio los responsables políticos de nuestra localidad, subestimando al Pueblo que allí los colocó.

Análisis aparte merece la cuestión de fondo, lo que nos reunió ayer por la tarde a los vecinos de 25 de Mayo. Sin embargo, parece ser todo parte de la misma maniobra: el abandono de la gente, tanto en materia de salud como en otros tantos temas. Esta semana se viralizaron varios audios en los que enfermos de Covid piden, imploran, que les hagan seguimiento; así como otro paciente que estaba sufriendo un ACV y no había ambulancia que pudiera acudir en su auxilio. Por otro lado, también se produjo la muerte de un padre e hijo, ambos contagiados de Covid, y el padecimiento de toda esa familia, que no solo lucha contra la enfermedad, sino también contra la angustia de haber perdido dos seres queridos en razón de horas por deber aislarse en la misma casa. Esto pone de manifiesto que hay fallas.

Entendemos que las fallas no provienen de los profesionales del servicio de salud sino de la política sanitaria impartida por quienes la tienen a cargo. Falta inversión pública en salud y sobran mezquindades políticas. Entonces, la salud en 25 de Mayo no está siendo atendida por las cabezas políticas que la tienen a su cargo. Y los vecinos ayer, autoconvocados, tampoco lo fueron.

Acaso es parte de la misma política de gobierno? Creo que es hora que el Municipio convoque a un comité de crisis ampliado y se analice no solo la cantidad o curva de contagios que subió exponencialmente, aunque desde el Municipio muestren lo contrario, sino también el modo de paliarlo y poder cumplir, además, con la atención de otras patologías.

Sin dudas, lo que no se recepta de esta manera democrática y de participación activa ciudadana, se hará escuchar en las urnas este año.

*Por Ramiro Egüen, referente del GEN en 25 de Mayo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *