¿Refacciones en casa? 5 recomendaciones clave para tener en cuenta

Es normal que con el uso y los años, ciertos ambientes de casa se desgasten. También, puede suceder que deseemos modificar ciertos espacios para darle una nueva imagen a nuestro hogar. En cualquiera de los dos casos, la solución será un proceso de refacción.

Sin embargo, para arreglar o remodelar nuestra casa o departamento, es importante tener en cuenta ciertos aspectos clave. Estos nos permitirán, no solo evitar gastos innecesarios, sino también, terminar el proyecto lo antes posible, obteniendo los mejores resultados.

En esta nota, repasamos cinco recomendaciones esenciales que debemos tener en cuenta si estamos pensando en arreglar o modificar algún espacio de nuestra casa.

  1. Planificar y elaborar un proyecto

Las refacciones son proyectos importantes en los que debemos invertir tiempo y dinero. Por eso, es fundamental, antes de embarcarnos en ellos, planificar los distintos aspectos de las refacciones.

Un aspecto clave, por ejemplo, es pensar qué estética o estilo buscamos con las refacciones o qué tipo de arreglo necesitamos para determinado espacio. También, resulta fundamental tener en cuenta el plano estructural de la casa para evitar accidentes o atrasos.

  1. Analizar presupuesto y gastos

Otro aspecto clave a analizar es el presupuesto disponible y los gastos. Resulta fundamental planificar cuánto estamos dispuestos a gastar y comparar precios de mano de obra y materiales. De esta manera, nos aseguramos conseguir el mejor precio.

En este punto, también es recomendable analizar las formas de pago más convenientes. Por ejemplo, para evitar los intereses en las cuotas de las tarjetas de crédito, podemos optar por pedir un adelanto de sueldo online.

  1. Programar los tiempos

A la hora de iniciar un proyecto tan grande, es fundamental establecer plazos y tiempos de finalización. Esto nos permitirá tener un panorama más claro al momento de transmitirlo a los profesionales que se encarguen de la mano de obra, así como también para organizar los tiempos de quienes viven en la casa.

Es probable que esa fecha que pensemos no se cumpla estrictamente, pero sí nos servirá para poner plazos aproximados de entrega. De esta manera, evitaremos que los tiempos se extiendan indefinidamente, lo que provocará, probablemente, gastos económicos también.

  1. Contratar profesionales

Otro aspecto clave a tener en cuenta es la mano de obra. En este punto, resulta fundamental recurrir a profesionales idóneos para la obra, que puedan garantizarnos que el proyecto se cumplirá en tiempo y forma.

Además, resulta clave pactar con ellos, de manera clara y concreta, los servicios que necesitamos. Por ejemplo, acordar horarios, honorarios, plazos y tareas, para evitar malos entendidos y sorpresas.

  1.  Ser pacientes

El último aspecto a tener en cuenta es recordar que refaccionar el hogar lleva tiempo, pero también implica otros sacrificios.  Los ruidos, el polvo y los horarios de trabajo son algunas de las condiciones con las  que tendremos que convivir durante un tiempo.

Por ello, es necesario armarse de paciencia y recordar que todo el sacrificio tendrá su recompensa. Pronto, podremos disfrutar de un nuevo espacio en casa, completamente refaccionado y listo para utilizar y compartir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.