Ramiro Egüen: “Ralinqueo desaprueba quinto año”

El populismo local demostró que sin recursos no puede gestionar los  servicios mínimos ni alinear la tropa.

Afortunadamente terminamos el 2020, un año que quedará manchado en el calendario por haber sido el que generó muerte, desocupación, pobreza extrema, conmoción e incertidumbre.

25 de Mayo, gobernado por Hernán Ralinqueo, no fue la excepción, y quedó sumergido en una evidente impronta gobernante que no estuvo a la altura de las circunstancias, sin capacidad de anticipación a los acontecimientos con planificación, gestión  y administración en tiempos de crisis.

Hoy se vislumbra la peor versión de un gobierno y estado municipal empantanado por la crisis financiera pública y privada, que llevó a la retracción y quiebre del tejido económico, social y educativo, donde quedó claramente expresada la impronta del populismo en su máxima expresión, como no podía ser distinto por su pertenencia a la “Orga”, y fiel seguidor del manual cristinista.

Esta forma de gobernar, de ejercer el poder y de administrar es sin dudas, la subordinación del largo plazo al corto plazo. Hacer lo que otorgue rédito electoral, confiando en que las mayorías no se mudan de una elección a otra. La adopción y profundización de la grieta como esquema de discusión política es otra característica cortoplacista y electoralista, sin que nada de ello conduzca a mejoras definitivas en la calidad de vida de los ciudadanos.

El populismo veinticinqueño pinta todo de celeste, tiene un funcionario cada 500 habitantes que no justifican los servicios deplorables y caros que tenemos. Tiene familias enteras de funcionarios y concejales que reciben un sueldo del estado municipal, en un año de crisis donde muchos perdieron su empleo o se vieron crudamente empobrecidos. Despliega un relato progresista pero vive pensando en el ajuste de tarifas y tasas. Vende estatismo y busca privatizar servicios esenciales.

Lo demuestran también cuando se creen dueños de la verdad, cuando rompen los puentes de diálogo y consensos politicos, cuando no son transparentes y no muestran sus declaraciones juradas patrimoniales.

Cuando se dicen cercanos a la gente y amurallan la oficina del intendente. Cuando dejan a toda la ciudad sin agua y toda la culpa es del vecino, cuando no sanean el basural a cielo abierto y peor aún, hacen un loteo con servicios al lado.

Cuando abandonan la red vial y urbana, cuando no les importan los anegamientos, cuando le hacen comprar a los vecinos materiales para obras y no las llevan a cabo.

Mintiendo con el presupuesto, anunciando dos o tres veces una misma obra, tercerizando todos los servicios y obras, echándole siempre la culpa al pasado o la oposición, a usuarios o contribuyentes. Trasladando siempre las responsabilidades a terceros para que hagan lo que ellos no.

Cuando tienen miles de empleados precarizados, cobrando salarios que no cubren media canasta básica. Ostentando el poder concedido y creyendo que es ilimitado y eterno.

Populismo es hacer campaña diciendo ¨Nación, Provincia, Hernán¨, para no mostrar quienes estaban en la boleta, y ahora buscar desesperadamente la foto con ellos.

Termina el año pero no la incertidumbre. No sabemos lo que deparará en el nuevo año, pero sí sabemos todo lo que nos pasó este y no queremos que se repita. Nuestro distrito desde las elecciones pasadas tiene una triple alineación política, que no ha dado sus frutos, y que lejos está de cumplir con los compromisos asumidos.

Es sin dudas un modelo que solamente funciona con caudal de recursos, que no  los administran como sí lo hacen con sus patrimonio privados en constante aumento, y no podemos tener en claro si se ha terminado la plata o la están guardando para el año electoral.

La falta de respeto al vecino, la ausencia de empatía, de acompañamiento y verdad son algunos de los aspectos que caracterizaron la gestión Cámpora-PJ en 25 de Mayo.

Si el intendente Ralinqueo fuera alumno de quinto año, su desempeño no ha sido el esperado y a esta altura del año debería estar preparando materias previas para marzo tales como Servicios eficientes, obras que se concluyan, orden legal, inversión, empleo joven, seguridad, tránsito, medioambiente, localidades del Interior, tren, transparencia, presupuesto participativo, educación cívica entre otros. Difícilmente pueda este alumno preparar tantas asignaturas pendientes para marzo que abren las sesiones legislativas, sin un cambio en los métodos y las formas de análisis y comprensión, máxime cuando su distracción el proyecto personal y político de buscar un cargo legislativo para provecho de él y unos pocos. La sociedad veinticinqueña le tomará examen el año que viene, y en octubre dará la nota final, si aprueba o no a este funcionario que, es de edad joven, pero aplica prácticas muy antiguas.

*Por Ramiro Egüen: referente del GEN en 25 de Mayo (Bs As)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *