Abierto de Palermo. Apareció el supercampeón: goleó La Dolfina y pasó a la final

Superando lesiones, casi sin ritmo de juego colectivo, con un invicto de 34 partidos y casi ocho años en Palermo interrumpido. Y con un gran adversario enfrente. Pese a todo eso, La Dolfina fue arrasador y mostró por qué es el mejor equipo de polo de los últimos 40 años: con un 21-10 a La Natividad-Monjitas, ganó la zona A del Campeonato Argentino Abierto y alcanzó la final del máximo certamen del planeta.

Este domingo, cuando se defina el grupo B, conocerá a su oponente del próximo sábado. Se enfrentarán su archirrival, Ellerstina, y su conjunto hermano, La Dolfina Polo Ranch, en un mano a mano que tendrá amplio favoritismo de los Pieres e Hilario Ulloa, que están en carrera por la consecución de la Triple Corona.

A todos los condicionamientos que cercaban a La Dolfina se agregaba uno particular: si ganaba por un gol anotando menos de 13 iba a quedar al margen de la final (se clasificaría RS Murus Sanctus). Pero desde temprano en el partido el equipo blanco fue avasallante, con parciales de 4-1, 7-4, 8-4, 12-4. Como si estuviera en cualquiera de sus grandes años anteriores, fue una suerte de Cañuelas Globetrotters, con pases al hombre libre, relevos, circulación, taqueo y marca a presión. Cuando el supercampeón está así, no hay forma de doblegarlo.

Y menos para un adversario que todavía tiene materias por aprobar. Con la juventud de los talentosos chicos Castagnola, La Natividad-Monjitas afronta como contrapeso una insuficiente experiencia, que esta vez se tradujo en falta de concentración para anticiparse y tomar al hombre que podía escapar. Llegar tarde a la marca hizo caer en muchas infracciones al conjunto verde, y encima La Dolfina jugaba inmaculado: ninguna falta en la primera mitad, y apenas cinco en todo el encuentro. (La Nación)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.