¿Cómo escribió John Green Bajo la misma estrella?

Los trucos y artificios del taller secreto de un autor nunca pueden llegar a ser conocidos por completo. Hay muchos factores que influyen, ya sea por el conocimiento técnico que posee como también por su talento individual, algo con lo que se nace. Es por esto que es tan difícil llegar a ser un buen escritor, y las grandes obras de la literatura siempre guardan misterios que, aunque pasen los años, no pueden ser resueltos.

John Green supo desde muy joven que quería ser escritor. En el 2000, se graduó con una doble licenciatura de inglés y Estudios religiosos en el Kenyon College. Luego se mudó a Chicago donde trabajó en una revista literaria llamada Booklist, en la que se encargó de reseñar y estudiar una gran cantidad de libros de literatura, religiosos e incluso de medicina. Luego publicó cuentos y algunas novelas cortas (seis en total), gracias a las que recibió algunos premios que lo pusieron en boca de críticos literarios reconocidos.

Sin embargo, gracias a su perseverancia y su amor por la escritura, su mayor éxito literario, la obra que lo colocó entre los libros más vendidos y que conquistó los corazones de millones de jóvenes lectores, le llegó a la edad de 35 años cuando publicó Bajo la misma estrella (The fault in our stars). El título está inspirado en una frase de Julio César, de Shakespeare; precisamente en el acto 1, escena 2, cuando Casio le dice a Bruto: « ¡La culpa, querido Bruto, no es de nuestras estrellas, sino de nosotros mismos, que consentimos en ser inferiores!» Esto demuestra los vastos conocimientos literarios de este autor y su gran capacidad para resignificar obras clásicas.

Originalmente, el autor pretendía componer una historia en la que un grupo de chicos con cáncer escapaban de un hospital de cuidados intensivos en sus momentos libres para formar un club de lectura; pero la idea no terminó de convencerlo y terminó descartándola.

El argumento del libro consiste, en líneas generales, en una apasionada historia de amor entre Augustus Waters y Hazel Grace Lancaster. Ambos se conocen en un grupo de autoayuda para adolescentes con cáncer y comienzan una relación en principio inocente y platónica que con el tiempo aumenta en intensidad.

John Green sin dudas debió recurrir a muchos recursos que había probado en sus novelas anteriores y que logró perfeccionar en esta. A lo largo del libro hay cambios muy sutiles que demuestran una minuciosa planificación interna de la obra, desde detalles menores hasta las partes más significativas de la trama. Si el lector no está completamente atento a este manejo magistral de la técnica, se podrá sumergir progresivamente en la trama y en las vidas interiores de los profundos personajes. Es evidente que a John Green lo apasiona lo que hace y su principal objetivo es componer piezas literarias que lleguen a conmover las fibras más sensibles de los lectores; por esta razón, no pierda la oportunidad de descubrir su obra cada vez que pueda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.