Delfina Pignatiello batió un récord sudamericano con los auriculares puestos

Ver a Delfina Pignatiello brillar en torneos internacionales se está volviendo una costumbre. En constante evolución, la sanisidrense se colgó una medalla de plata en la segunda etapa del circuito Mare Nostrum, en la localidad francesa de Canet-en-Roussillon, al terminar segunda en los 800 metros libre con un tiempo de 8m24s33.

Con esta marca, estableció un récord sudamericano absoluto en esa prueba, al bajar su propio registro de 8m25s22, con el que había ganado el oro en el Mundial Juvenil de Indianápolis de 2017.

Fue su segundo podio en tres días, ya que el domingo se había impuesto en los 400 libre, en Montecarlo, en la primera etapa del circuito con un tiempo apenas una centésima menor al de su propio récord nacional.

La perla de su rendimiento fue que lo logró sin sacarse los auriculares inalámbricos con los estaba escuchando música cuando fue directo a su andarivel.

“Sí, eso pasó. Sí, todavía funcionan. No, no me di cuenta que los tenía puestos. Y no, no había música sonando durante la carrera. La mejor parte: mejor marca personal y récord sudamericano después de casi dos años. Alguien está volviendo”, escribió en una historia de su cuenta de Instagram, junto a una foto en la que se ve su expresión de sorpresa con uno de los auriculares en la mano, mientras estaba todavía en la pileta tras finalizar la prueba.

En una lucha cabeza a cabeza, Pignatiello finalizó apenas ocho centésimas detrás de la húngara Ajna Kesely, quien el año pasado la había relegado al segundo lugar en las finales de los 400 y 800 libre en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018.

La argentina tuvo otra actuación que la confirma como una de las deportistas nacionales a seguir en los Juegos Panamericanos de Lima, la cita más importante del año para el deporte continental, que comenzará en poco más de un mes.

Es que con el tiempo que marcó, quedó tercera en el ranking americano de esta temporada, detrás de las estadounidenses Katie Ledecky (8m10s70) y Leah Smith (8m16s33). Su marca fue además la séptima mejor a nivel mundial de este 2019.

Ilusiona el presente de Delfina de cara a Lima y a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, para los que es la única representante de la natación argentina que ya consiguió la marca mínima en 1.500 y ahora en 800. Y también ilusiona pensando en un futuro más lejano. Es que con apenas 19 años, la sanisidrense es la mejor nadadora de la actualidad en la Argentina y se sigue superando día a día y torneo a torneo.

Lejos quedaron aquellos días de diciembre de 2016 en los que sorprendió al planeta al finalizar sexta en los 800 metros libre del Mundial de pileta corta de Windsor, Canadá, con un récord nacional absoluto, en su primer Mundial de mayores. Tenía solo 16 años. Desde entonces, no paró de crecer y de sumar logros.

Primero fue la consagración en el Mundial Juvenil de Indianápolis 2017, donde conquistó dos oros (800 y 1.500 libre), una plata (400 libre) y récords nacionales en las tres pruebas. Y en 2018 llegó su debut olímpico en los Juegos de la Juventud, en los que se colgó dos platas, con una dedicatoria especial a una de sus abuelas, que había fallecido días antes.

En este 2019 siguió con sus grandes actuaciones, ya que logró el pasaje a Tokio al nadar los 1.500 libre en 16m13s98 y se coronó en el Campeonato Nacional, en el CENARD.

Queda en claro que Delfina Pignatiello está lejos de alcanzar su techo. Continúa superándose y el deporte argentino se está acostumbrando a verla cada vez más cerca de las mejores nadadoras del mundo. Aunque ella también lo sea…

HS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =