Trigo: las primeras cosechas en el sudeste tuvieron rindes altos

Con los datos de las primeras recolecciones de trigo y cebada en el sudeste bonaerense, la principal región de Argentina productora de ambos granos, la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca estimó muy buenos rendimientos, pese a que algunas zonas fueron afectadas por heladas.

La entidad informó que la cosecha se encuentra retrasada frente a la campaña anterior por las bajas temperaturas que demoraron la etapa de madurez. Si bien en la última semana fue notorio el cambio de tonalidad de los cultivos marcando su etapa de senescencia, aún es incipiente la labor de trilla. La condición de ambos cultivos es muy buena.

El Reporte Agrícola Quincenal (Raq) de la Bolsa bahiense es el siguiente:

Trigo

El 10% de los lotes se encuentra en llenado de grano, el 80% en madurez fisiológica y solamente el 10% restante fue cosechado.

Las principales enfermedades que se observaron durante el fin del ciclo del cultivos, favorecidas por los altos niveles de humedad, son manchas y roya amarilla con baja incidencia. Mientras que la aparición de fusarium de la espiga se encontró en lotes puntuales. En general se debieron realizar más de una aplicación de fungicida para controlar los efectos de las mismas.

El rendimiento promedio de los lotes cosechados se mantiene en 3.400 kg/ha, 3% superior al resultado final de la campaña pasada.

La producción total estimada sería de 5,5 M de tn (21% más que la campaña pasada).Este aumento en rendimiento y producción estimada se debe a la muy buena disponibilidad hídrica en plena etapa de llenado de grano, pese al efecto del granizo y heladas observados en algunas zonas puntuales.

Cebada

El 80% de los lotes se encuentra en madurez fisiológica y sólo el 20% restante se encuentra cosechado. Las enfermedades predominantes durante el último ciclo del cereal fueron escaldadura, mancha en red y spot. Sólo se observó ramularia en ciertos lotes puntuales. Al igual que en trigo, se realizaron aplicación de fungicidas en la mayoría de los cultivos.

El rinde promedio estimado continúa en 3.700 kg/ha, 9% superior el rendimiento final del ciclo anterior. La producción total estimada sería de 2,8 M de tn (un 22% más que la campaña pasada).

Como en trigo, el aumento en el rendimiento y producción estimada se debe a la recarga de los perfiles durante la etapa de llenado de grano, pese a las adversidades climáticas que afectaron algunas zonas puntuales.

Girasol

Finalizó la siembra con aproximadamente 600.000 ha y un aumento del 3% con respecto a la campaña anterior.

El 5% de los lotes se encuentra en emergencia, principalmente en la zona sur, y el 95% en vegetativo. La condición general del cultivo es muy buena, las primeros estadíos se están desarrollando con normalidad gracias a la buena disponibilidad hídrica acumulada en el perfil.

Maíz

Las estimaciones indican una disminución en el área del 2%, esperándose un total de 1,5 millones de hectáreas sobre la región de estudio. En las zonas norte y centro se reafirma la disminución del 3%, mientras que la zona sur aumentaría su superficie 2% por su doble uso como forrajero.

La siembra de los cultivos implantados en forma temprana se encuentra finalizada, faltando los maices de fecha tardía y de segunda. En la zona norte el 60% de la gramínea se siembran en fecha temprana y con mayores densidades, mientras que en la zona centro representan el 50%, con menor numero de plantas por hectárea.

En cuanto a la zona sur existe una fecha única de siembra la cual está determinada por la temperatura del suelo, tendiendo a fines de noviembre, principios de diciembre. En esta última zona está incorporado el uso de híbridos proliferos y a baja densidad como estrategia de manejo. Estado general: La condición de los cultivos ya implantados es muy buena, pese al daño por helada recibido, recordemos que el maíz se encuentra mayormente en estado vegetativo temprano, condición que permitiría la recuperación del mismo.

Soja

Las estimaciones indican una aumento en el área de 1%, esperándose un total de 2,6 mill/ha sobre la región de estudio.

La zona norte mostraría un crecimiento del 5%, el área central se reafirma una disminución del 3%, mientras que la zona sur caería su superficie un 5%, debido a la mayor presencia de cultivos de fina y el bajo desempeño de la oleaginosa en el ciclo anterior.

La siembra de los cultivos de primera ya se encuentra finalizada, faltando la implantación de soja de segunda. La condición de los cultivos ya implantados es muy buena, por la buena disponibilidad hídrica en el suelo.

La zona norte presenta un 55% de la superficie sembrada sobre el total estimado. La región centro continúa las labores con un avance del 40%, mientras que la zona sur, más retrasada es del 30%. En cuanto a la siembra de la oleaginosa de segunda, la misma se encuentra a la espera de la liberación de los lotes ocupados por los cereales invernales.

Fuente: Noticias AgroPecuarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 3 =