Siglo 21 midió el estrés y el bienestar emocional de los trabajadores argentinos

El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de Siglo 21 desarrolló una investigación con el fin de analizar los niveles de bienestar emocional y estrés de los trabajadores argentinos.

El objetivo de este estudio fue hacer un relevamiento de distintos aspectos de la vida de los trabajadores argentinos, ya que según la OMS, los trabajadores constituyen la mitad de la población del mundo y son los máximos contribuyentes al desarrollo económico y social. Sin un adecuado nivel de bienestar no es posible que los trabajadores puedan desarrollar sus habilidades, afrontar el estrés normal de la vida, trabajar de manera productiva, y hacer una contribución significativa a la comunidad.

Para esta investigación se aplicó una encuesta telefónica a una población muestra de 1050 casos, que comprendió a hombres y mujeres de entre los 18 y los 65 años de edad, residentes de la Ciudad de Buenos Aires, Comodoro Rivadavia, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Rosario y San Miguel de Tucumán.

Principales resultados

En comparación a años anteriores, se observó un aumento en la cantidad de trabajadores argentinos que preferirían irse del país si tuvieran la oportunidad de hacerlo. Por primera vez, desde el 2016, la cantidad de argentinos que prefieren irse del país (50.4%) es mayor a la que prefiere quedarse (49.6%).

En cuanto a los factores implicados en la decisión de irse o quedarse trabajando en Argentina, los resultados señalan que el nivel de ingreso no es una variable que muestre diferencias en la decisión. Las diferencias se aprecian en los niveles de satisfacción con la vida, dedicación y orgullo por el trabajo, satisfacción con los recursos laborales y valoración por parte de la organización.

Se administró el test SWLS (Satisfaction with Life Scale) para estudiar el componente cognitivo de la felicidad denominado “satisfacción con la vida”. Al comparar los niveles de Satisfacción con la Vida en relación a años anteriores se observa una disminución en los valores promedios con respecto al año pasado.

En el 2017, un 42.4% de los argentinos manifestaron que “en general, estoy satisfecho con mi vida”, mientras que en el 2018 esta cifra se redujo a un 34.3%. Por otra parte, en el 2017 el 28.5% manifestó que “En la mayoría de los aspectos mi vida es como quisiera que sea”, esta cifra se redujo en el 2018 a un 23.3%.

Para evaluar el Estrés en el trabajo y los niveles de agotamiento, se utilizó el “Maslach Burnout Inventory (MBI)”, un instrumento de uso mundial para evaluar estrés crónico. Al evaluar el nivel de agotamiento emocional de los trabajadores se observa que el 38.9% indicó que “siempre o casi siempre” le resulta difícil relajarse luego de una jornada laboral, y el 30% señala que cada vez le cuesta más ir a trabajar. Por otra parte, el 32.5% señala que se encuentra tan cansado que no puede dedicarse a otras cosas después del trabajo.

Una respuesta típica al elevado agotamiento es la aparición de “cinismo” frente al trabajo, un estado psicológico caracterizado por una falta de interés e identificación por el trabajo. Al evaluar los niveles de cinismo se observó que el 21.8% señala que cada vez se siente menos involucrado con su trabajo, el 21.1% duda que su trabajo contribuya en algo interesante, y el 18.1% siente que ha perdido interés por su trabajo.

A pesar de los elevados niveles de agotamiento, se observa un aumento en los niveles de “vigor y persistencia en el trabajo”, en relación con el año 2017 (valores promedio de 5.98 se elevaron a 6.11). De esta manera se observa que el 90% de los trabajadores señala que “soy persistente en mi trabajo”, y el 89.7% señala que a pesar de que ocurran problemas laborales continúa trabajando. Asimismo, el 88.4% se auto-describe como un trabajador fuerte y enérgico. En la misma línea se aprecia que el 83.4% de los trabajadores argentinos se manifiesta de acuerdo con la afirmación “estoy orgulloso del trabajo que hago”.

Para evaluar la Salud mental y emocional de las personas se utilizó un cuestionario de uso mundial denominado “Patient Health Questionnaire”. Se trata de una prueba que permite examinar de una forma amplia y global la presencia de sintomatología asociada a problemas emocionales. Se observa que un porcentaje considerable de la población experimenta, la mayor parte de los días, síntomas de malestar emocional tales como dolor o tensión muscular (25.4%), sentirse ansioso o con los nervios de punta (24.7%), cansancio físico (19.3%), inquietud motora (18.7%), sensación de poca energía (16.6%), dificultades para concentrarse (11.8%) y dificultades para controlar la preocupación (10%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =