Ahorrá gas y electricidad utilizando estufas y calefactores a leña – 25 Digital

Ahorrá gas y electricidad utilizando estufas y calefactores a leña

Las facturas eléctricas y de gas,  prácticamente se hacen impagables para un gran porcentaje de la población a raíz de los reiterados tarifazos.

La nueva estrategia es usar estufas y calefactores a leña como fuente de calor principal, combinándolo si se quiere con algún radiador eléctrico en la habitación programado para encenderse solo por la noche (momento en que la estufa de leña se apaga) y algún otro artefacto  eléctrico en el baño y en la cocina para dar calor puntualmente por la mañana cuando nos despertamos mientras se prende nuestra nuevo calefactor a leña.

De esta manera usando la estufa de leña como principal fuente de calor en nuestro hogar tiene un ahorro de casi un %40 en las facturas de gas.

Los calefactores a leña LEPEN son productos de alta calidad, seguros y durables. El sólido diseño y fuerte construcción que caracteriza a los calefactores Lepen aseguran un excelente funcionamiento por años con un mínimo mantenimiento.

Los calefactores Lepen son construidos en su interior con chapa de aleación de 316 y 1/4. Estos modelos no requieren ladrillos refractarios en su cámara de combustión ya que los espesores internos son de 5 y 7 mm. de espesor, en acero industrial.

Los calefactores Lepen utilizan vidrio termocerámico Robax importado de Alemania que soporta hasta 900º C, pintura de alta temperatura de 800º C horneada y manijas de madera dura torneadas. Poseen piso perforado para permitir el paso de oxígeno y un encendido rápido y un amplio cenicero para la descarga de cenizas.

Permiten abrir la puerta para realizar la carga de leña, sin que por la misma salga humo ni olor a leños quemados. 

2 Responses to Ahorrá gas y electricidad utilizando estufas y calefactores a leña

  1. maria dice:

    Muy bueno, pero cual es el costo de la leña?

    • Esteban dice:

      La leña buena cuesta más que la común .Si uno se decide a ese cambio hay que tener en cuenta el valor de la estufa más el trabajo del albañil para la instalación. Creo que si sacamos bien la cuenta conviene seguir con el gas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =