Alumnos de Ugarte realizaron trabajos de matemática aplicada a la huerta escolar.

Los alumnos de segundo, tercero y quinto año desarrollaron entre el miércoles 5 y el jueves 6 de junio, jornadas de trabajos prácticos de matemática aplicada a la huerta escolar. El objetivo es trabajar distintas temáticas a partir del diseño de figuras con plantas de verduras.

Segundo año trabajó, junto a la profesora María Arruda, sobre un diseño que se basa en el teorema de Pitágoras. Tuvieron que reconocer figuras geométricas, calcular áreas y perímetros y, a partir de todos esos datos, deducir cuál es la fórmula del teorema.

La profesora Laura Catalano, junto a sus alumnos de tercer año, efectuaron las mediciones necesarias para realizar un diseño geométrico que permita explicar el cuadrado de un binomio. Midieron el terreno y marcaron y dejaron todo preparado para luego sembrar las verduras.

En quinto año, con el profesor Eric Liendo, marcaron una superficie en forma geométrica que permite explicar diferencia de cuadrados; midieron y dejaron marcadas con hilos y estacas las parcelas en las que plantarán las verduras correspondientes para explicar ese caso de factoreo.

Cabe destacar que los docentes mencionados enfrentan con energía el desafío que plantean estas prácticas de aprendizaje, las cuales estimulan a los alumnos a aprender desde un enfoque distinto sobre diversos temas: relaciones espaciales, cálculos de áreas y perímetros, trabajo en escala, cuidados del suelo, etc.; la huerta representa un espacio de aprendizaje que permite abordar, en mayor o menor medida, todas las disciplinas, alejando a los alumnos de la “quietud” del banco, permitiendo así aprender desde un lugar diferente.

Los estudiantes pierden el temor a equivocarse, ya que las actividades desarrolladas requieren participación directa de ellos y se basa en una construcción del “saber hacer” y de la práctica vivencial, situaciones en las que recuperan todo lo aprendido en el aula y lo ponen en práctica.

Es fundamental pensar estas actividades a partir del juego, convirtiéndolo así en un medio de aprendizaje que permite apropiarse del contenido, desarrollarlo con creatividad, crear vínculos, comprender reglas sociales y, además,construir una mirada interdisciplinaria del problema y de las actividades planteadas.

Matemática en la huerta significa desarrollar capacidad de análisis, concentración, síntesis, abstracción, generalización, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diecinueve =