Lionel Messi, otra vez rey en España y enciende la ilusión a dos meses del Mundial

Lionel Messi desplegó otra vez todo su talento para llevar al Barcelona a lo más alto. Fue figura en el triunfo por 5-0 sobre Sevilla, en la final de la Copa del Rey, con un gol, dos asistencias y un gesto enorme para Philippe Coutinho a quien le cedió un penal para que el brasileño también pudiera convertir. Se trata del título 33 en la carrera de Messi (31 en el equipo catalán y 2 con la Selección) que enciende la ilusión otra vez a menos de dos meses para el inicio del Mundial de Rusia.

El triunfo aplastante del Barcelona significó además el primer título de Ernesto Valverde al frente del equipo, que llegó esta temporada para suceder a Luis Enrique. Fue la cuarta consecutiva que consigue el equipo catalán y por primera vez en 85 años que se consigue esa marca (el último había el Athletic de Bilbao y en la primera década del Siglo XX lo había conseguido el Real Madrid).

De entrada, el Barsa impuso condiciones en el partido. Messi agarró la manija y la pelota del partido, se asoció rápido con Andrés Iniesta, y el equipo catalán asumió su rol protagónico. Todo para el deleite de Jorge Sampaoli, el entrenador de la Selección argentina, que disfrutó del partido y del buen nivel de su joya desde una de las plateas.

De entrada, el Barsa impuso condiciones en el partido. Messi agarró la manija y la pelota del partido, se asoció rápido con Andrés Iniesta, y el equipo catalán asumió su rol protagónico. Todo para el deleite de Jorge Sampaoli, el entrenador de la Selección argentina, que disfrutó del partido y del buen nivel de su joya desde una de las plateas.

Sevilla se vio obligado a salir y encontró espacios a la espalda de Jordi Alba, sobre todo por la perspicacia de Jesús Navas para aparecer solo por la derecha. Lo tuvo Correa, pero la tiró afuera. Después, Navas envió un buscapié que no encontró a ninguno de los tres pares de botines que había en el área. Y si perdonás al Barcelona, el Barcelona te liquida.

En un rato, Barcelona se puso 3-0 y gracias al genio de Messi, que otra vez apareció en esplendor para darle tranquilidad a los catalanes. A los 31, definió arriba, de zurda, tras un gran pase de taco de Jordi Alba. Y a los 40, le devolvió redonda una pared a Suárez, que quedó mano a mano y definió fuerte para el 3-0 antes del descanso. Dos trompadas de nocaut, aunque todavía quedaba todo el segundo tiempo.

El segundo tiempo fue una exhibición del Barcelona que borró al Sevilla de la cancha. A los 7, Messi volvió a asistir, esta vez a Iniesta que hizo la pausa justa para sacarse de encima al arquero Soria y definir con el arco vacío para el 4-0. El equipo de Valverde, a pesar de la goleada, insistía por más goles y no sacaba el pie del acelerador.

Messi manejaba todo y se apoyaba en Iniesta y Busquets, los otros históricos. Cuando se lo propuso, el Barsa aumentó el marcador. A los 24, Coutinho definió a la red tras una pared con Suárez, pero el árbitro dio penal por una mano previa de Clement Lenglet. Y fue generoso Messi -otra vez-: le cedió el penal al brasileño, para que no se quedara con las ganas de gritar su gol. Coutinho no falló, puso el 5-0 y enseguida lo señaló al rosarino a modo de agradecimiento. Era cosa juzgada.

Le falta un paso más al Barcelona para quedarse con la Liga de España y quedarse con un nuevo título: le lleva 12 puntos al Atlético de Madrid cuando quedan 15 puntos en juego. Y Messi, que tiene un nuevo trofeo en la vitrina, buscará sacarse la espina con la celeste y blanca dentro de un par de meses en Rusia.

Crédito: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 12 =