El “último primer día de clases” tuvo en 25 de Mayo una denuncia por daños

El “Ultimo Primer Día” (UPD), el festejo de los alumnos que comienzan el último año de cursada en la escuela secundaria y que desde hace un buen tiempo echó raíces en todo el territorio bonaerense, parece haberse afianzado en el presente ciclo lectivo.

Los festejos generaron más de un dolor de cabeza en distintas ciudades de toda la provincia, donde los disturbios fueron a gran escala. También hay que decir que alumnos de muchas localidades ni siquiera organizan este tipo de eventos y que el inicio del ciclo lectivo se realiza con total normalidad.

En nuestra ciudad, el evento comenzó en el parque de la Laguna Mulitas, donde los jóvenes en su gran mayoría menores de edad, se juntaron para hacer como ellos dicen “el aguante”, consumiendo bebidas con y sin alcohol.

Hace 20 días atrás, se había realizado una reunión en la Casa de la Cultura de la que participaron el Comisario Distrital Santiago Torres, Octavio Pavia de Protección Ciudadana y Fernando Herraiz por el Municipio, en la que invitaron a los colegios secundarios y padres, con el fin de delinear acciones a realizar durante esa noche evitando todo tipo de inconvenientes y disturbios.  En la reunión la mitad de los colegios estuvieron ausentes

La fiesta en la Laguna, no tuvo grandes inconvenientes, salvo el trabajo del servicio policial previsto con anterioridad, que tuvo que retirar en distintas ocasiones bebidas alcohólicas a los jóvenes.

Luego en la desconcentración que se produjo por calle 27 en contramano y no por 28 como estaba prevista, hubo un incidente con una denuncia por daños, donde jovencitos estropearon un automóvil fiat 147 pasándole por arriba. La denuncia fue radicada y la policía trabaja en la identificación de los agresores.

También se escucharon batucadas, griteríos y algún petardo durante la madrugada del día lunes.

¿Qué es el UPD?

Desde horas de la madrugada, en los colegios secundarios de nuestra ciudad como los de gran parte de Provincia de Buenos Aires, los chicos se reúnen en grandes grupos y con banderas, batucadas y hasta con pirotecnia para darle rienda a una nueva edición de esta curiosa y ruidosa celebración. En muchos casos, los chicos pasan toda la noche sin dormir, bebiendo alcohol y llegan a la escuela en estado de éxtasis para iniciar el ciclo lectivo.

El consumo de alcohol y el hecho de arribar a la puerta del colegio sin haber dormido desencadena en excesos no deseados para la comunidad educativa y los vecinos de los colegios. A esto le agregan un “abrupto” corte de calles que provoca el malhumor de los automovilistas que pasan por la zona, cóctel que termina derivando muchas veces en incidentes.

One Response to El “último primer día de clases” tuvo en 25 de Mayo una denuncia por daños

  1. Ana Ulariaga dice:

    Como madre de una alumna de la promoción del colegio normal les pide amablemente que se informen antes de hacer una publicación de este carácter, porque los hechos no ocurrieron como se los relata, y además se generaliza a todo la promo por un grupo reducido que causó disturbios. Es un hecho lamentable lo que le paso a Marisol Montenegro pero no debe generalizarse a todos.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + siete =