El generoso suelo argentino tiene el alimento de la “felicidad”: la yerba mate

Estimulante del ánimo y aliado contra la frustración. ¿Tanto? ¿Quién lo afirmó? Los científicos, que continúan descubriendo propiedades y en recientes estudios sobre las bondades de la yerba mate, detectan que la ya no solo es rica y que aporta beneficios al organismo, sino que es capaz de generar estados de bienestar, disparando los niveles de serotonina (la hormona a la que bautizaron cpomo la de la felicidad).

Mientras en Misiones -donde se concentra el 80% de la producción en la Argentina- los productores yerbateros están a punto de salir a la ruta cansados de que se les burle por el precio que perciben a cambio de su sacrificado y paciente trabajo, un grupo de neurobiólogos han analizado los vínculos entre lo que comemos y la psicología humana, hallando que una combinación de hormonas determina el grado de bienestar de un individuo. La serotonina y las endorfinas son las sustancias clave que generan sensaciones de felicidad, bienestar y sueño reparador, actuando como analgésicos naturales. Como contrapartida, si es insuficiente, pueden dar lugar a síntomas de depresión, ansiedad, angustia y tristeza.

“Compartirlo ya genera satisfacción”

Por Karla Johan Lorenzo (*)

Especial para Hoy

“Cuando llegamos a la casa de un amigo o de la famiia, lo primero que decimos es ‘hola’ y después ‘tomamos unos mates’. Es un vínculo para conectarnos con los afectos y ya por ese lado nos genera satisfacción el hecho de compartirlo. Además, tiene su alto poder antioxidante, previene el cancer, posee hierro, magnesio, minerales, que consumiendo la yerba mate los podemos incorporar. En la vitamina B colabora para el crecimienro del cabello, el cuidado de la piel.

Su alto poder de cafeína (comecialmente se la conoce como mateína), es menor a la del café y mayor que la del té, y activa el sistema nervio central, con el mismo efecto que el café, dandote energía y pilas para arrancar el día. A diferencia con el café, el mate es levemente diurético.

Sí, para quienes afirman que es uno de los alimentos de la felicidad, tiene componentes que activan esas enzimas y ayudan a ese estado de salud y de felicidad.

Como sommelier, una vez recibida, me di cuenta de que se podía catar todo tipo de productos. Y dije por qué no las infusiones. Siendo nieta de un alemán que a principios del siglo XX decidió venirse desde el sur de Brasil a cambio de las tierras para trabajar la yerba mate entregadas por el gobierno misionero, hoy me siento una embajadora del país. Estuve en China, Europa, y el hito más importante fue cuando le cabé a Felipe y Leticia, los reyes de España, una sensación muy extraña porque cuando los jesuitas vinieron a evangelizar, habían prohibido el mate porque generaba estados anormales”.

* Sommelier de mate

Crédito: Diario HOY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + cuatro =