Intendentes opositores ofrecerán aumentos de entre el 15 y 20%

A pocos días de que el gobierno de María Eugenia Vidal arranque la principal negociación salarial del año con los gremios docentes, intendentes de distintos sectores de la oposición dejaron trascender que están dispuestos, en sus distritos, a otorgar aumentos a los empleados municipales por encima del 15 por ciento, la cifra que el Ejecutivo bonaerense ofrecería de incremento para todo el año a maestros y empleados públicos.

Además, desde muchas comunas opositoras adelantan que los acuerdos paritarios contemplarían cláusula gatillo de ajuste por inflación, una modalidad que la gobernadora Vidal aplicó en 2017 pero que no estaría dispuesta a repetir este año, ya que aspira a cambiarla por una “cláusula de revisión”.

La movida tiene como protagonistas a intendentes del Frente Renovador de Sergio Massa como de distintos sectores del peronismo, tanto del kirchnerismo como del PJ más propenso al diálogo con Cambiemos.

Uno de los primeros en anunciar el otorgamiento de aumentos salariales a sus empleados por encima de las pautas que manejan en Cambiemos fue el ultra K de Ensenada Mario Secco.

A fines del año pasado, en medio de los ecos del escándalo por su irrupción en la Legislatura, el alcalde ensenadense anunció que en 2018 otorgará a los municipales de ese distrito un aumento del 25 por ciento, lo que, junto al pase a planta de 100 empleados y la recategorización de otros 100, implicará una inversión de unos $60 millones de pesos.

Más allá del anuncio de Secco, un abierto desafío a la administración de Vidal, intendentes de otros sectores del peronismo tampoco se ajustarán a la pauta que marcará el gobierno provincial para las negociaciones salariales con los municipales.

Desde el Frente Renovador ya anunciaron que aplicarán cláusulas gatillo

En Almirante Brown, por caso, aunque el inicio de las negociaciones no están a la vista, trascendió que los incrementos que estaría dispuesto a otorgar el jefe comunal peronista Mariano Cascallares irá entre el 15 y el 20 por ciento. Eso, también con una cláusula que implique un ajuste de esos porcentajes si el índice de inflación oficial supera esos porcentajes.

EN EL MASSISMO

En tanto. el Frente Renovador (FR) que lidera Sergio Massa confirmó ayer que los intendentes de esa fuerza negocian con los trabajadores municipales paritarias con subas de entre un 15 y 20 por ciento, con la inclusión de una cláusula gatillo que actualice esos montos según la inflación.

Así lo informó ese espacio político por medio de un comunicado en el que consigna que tras haber consultado al equipo económico del partido, y “con el fin de defender el poder de compra de los salarios y combatir la inflación”, los intendentes bonaerenses del FR “se pusieron de acuerdo en la negociación de las próximas paritarias para los trabajadores de sus municipios” y ofrecerán aumentos de “entre un 15 y un 20% de suba con cláusula gatillo”.

“Venimos trabajando con los gremios en un entendimiento que nos permita cumplir con la palabra empeñada y, a su vez, garantizar el poder de compra promoviendo el acompañamiento de la inflación”, indicó al respecto el intendente de General Las Heras, Javier Osuna, siempre según el documento difundido por el FR.

Por su parte, el intendente de Tigre, Julio Zamora, sostuvo que “los trabajadores necesitan tener la seguridad de que una suba de la inflación superior a la establecida no va a atentar contra sus salarios y su capacidad de compra”, en referencia a la cláusula gatillo, que actualiza las subas de acuerdo a la inflación.

“El equipo económico del FR nos lo sugiere (el uso de la cláusula gatillo) como herramienta imprescindible para garantizarle a los trabajadores municipales que no pierdan su poder adquisitivo actual a manos de la inflación”, se sumó Germán Di Cesare, intendente de General Alvarado.

Mientras en la provincia y la Nación está en duda el uso de esa herramienta (que sí había sido incorporada en las negociaciones del año pasado) el partido que lidera Sergio Massa salió a diferenciarse una vez más del gobierno de Cambiemos remarcando especialmente la necesidad de la cláusula gatillo, y unificando la postura de sus jefes comunales al respecto.

NEGOCIACIÓN CLAVE

Los gestos de los intendentes opositores llegan a pocas horas de que el gobierno provincial encare la principal negociación salarial del año.

El próximo jueves, los represenantes del Ejecutivo se reunirán con los sindicatos docentes en el Ministerio de Economía para arrancar la pulseada paritaria.

Si bien el Ejecutivo no adelantó ningún porcentaje, los sindicatos ya advirtieron que no aceptarán un eventual aumento de sueldo del orden del 15 por ciento, como trascendió. La propuesta, según esas versiones, también incluiría una cláusula de revisión en reemplazo de la cláusula gatillo, herramienta que ya se utilizó en el último año para reajustar los salarios trimestralmente en base a la inflación.

Esa posibilidad alertó a los sindicatos bonaerenses, que consideran que la actualización automática es “fundamental”.

“Nuestra expectativa supera el 20 por ciento, con cláusula gatillo, y que incorpore las sumas que están fuera del salario básico”, aseguró ayer el titular de Suteba, Roberto Baradel.

Fuente: El Día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − once =